Si en productividad lo importante es gestionar bien nuestras tareas, veamos cuáles son los tipos que existen

A lo largo de los años que llevo publicando en este blog sobre productividad, he recomendado muchas técnicas e ideas con el fin de mejorar la efectividad de las personas que me leen y lo siguen.

Para mejorar la productividad, siempre he afirmado que es básico y fundamental gestionar correctamente todos los compromisos incompletos que se tengan. También he insistido en numerosas ocasiones en que, para mejorar tu productividad, el secreto estriba en administrar correctamente las tareas que tienes pendientes de realizar. Leer más

Por qué necesitamos de las visualizaciones para ser productivos y así lograr los resultados que deseamos

Es muy probable que no haya que dar demasiadas explicaciones para que te des cuenta de que muchas de las cosas que te ocurren, o te han ocurrido, fueron visualizadas en tu mente antes de que sucedieran. Piensa un poco en ello; incluso, piensa en las cosas que has logrado hoy mismo, y si lo haces detenidamente, te darás cuenta de que ciertos acontecimientos fueron precedidos de determinados pensamientos, y que estos no eran sino el resultado de lo visualizado sobre lo que perseguías y querías conseguir.

De hecho, tú o, mejor dicho, tu cerebro, además de otras funciones y cometidos, es una verdadera máquina de visualizar cosas que aún no han ocurrido, pero por las que, de una manera consciente o inconsciente, estás más o menos interesado. Leer más

Unos consejos para mejorar tu productividad y tu ambiente de trabajo

La insatisfacción laboral y el ambiente en el que se desarrolla tu trabajo están directamente relacionados con tu productividad. Es muy probable que si, por la razón que sea, no estás contento de tu trabajo, o si éste se desarrolla en un ambiente poco favorable, tu productividad y tus resultados se vean resentidos.

Esta insatisfacción puede ser, por ejemplo, como consecuencia de o bien el resultado de malas relaciones con jefes y compañeros, o de un ambiente de poco propenso, o de inconformidad por no tener una buena remuneración, o de no sentirte debidamente valorado o, incluso, por tener que llevar los problemas del trabajo a casa o de casa al trabajo.

Las empresas o las organizaciones, sin duda, tienen en todo esto gran parte de responsabilidad. Es de su competencia ser capaces de crear buenas prácticas, buen ambiente y poner en marcha políticas que promuevan la formación de un buen grupo laboral. Leer más

Cómo evitar que las reuniones se conviertan en un enemigo de tu productividad

Es muy habitual, en las empresas y organizaciones, escuchar reiteradamente quejas sobre el exceso de reuniones, muchas de las cuales, además, son poco o nada productivas. Demasiadas personas las asumen como un mal inevitable o como una obligación aburrida y poco efectiva que les impide, en bastantes ocasiones, realizar bien su trabajo. Da la sensación, al oírles hablar de esta manera, de no ser conscientes de que las reuniones son, también, parte de su trabajo.

Si no hay duda acerca de que todos los profesionales deberían estar concienciados sobre la importancia que poseen las diferentes técnicas y métodos de productividad sobre su trabajo, así como de la trascendencia que supone ponerlas en práctica para lograr mejores resultados, tampoco se debería cuestionar que las reuniones, como otro trabajo más dentro de sus obligaciones, dispone de técnicas y métodos específicos de necesario cumplimiento, si se desea que éstas también reúnan las condiciones para ser productivas. Leer más

Razones por la que no alcanzas tus objetivos

Si tu idea fuera construir un cohete que te permitiera viajar hasta la Luna, casi con toda probabilidad tu objetivo acabaría siendo un estrepitoso fracaso. Sin duda alguna, que la NASA o, cualquiera de las otras organizaciones aeroespaciales que hay en nuestro planeta, tendrían, y tienen de hecho, muchas más posibilidades que tú para conseguir ese objetivo.

A todas las personas que, de modo individual, se propusieran ese mismo objetivo, les pasaría lo mismo. El error que se comete de forma recurrente en la mayoría de casos en que un objetivo fracasa, comienza en el momento de fijar esos objetivos, pues la mayoría de las personas se enfocan en el resultado en vez de en el proceso. Y el error estriba en que es este último (el proceso) el que, una vez analizado adecuadamente, ha de proporcionar las pistas necesarias y clarificadoras para saber si el objetivo es alcanzable. Leer más