Entradas

Desencantados con el teletrabajo

Estaba trabajando en la mesa de la cocina, incómodo, ya que la silla no era la más apropiada para estar tantas horas sentado en ella. Tenía los cascos puestos, pero, apenas entendía lo que me decía mi jefe ni lo que comentaban mis compañeros. Además de que la conexión no era muy buena, mis dos hijos, aburridos de estar tantos días sin salir de casa, no hacían más que pelearse y chillar, mientras nuestra mascota correteaba alrededor de ellos, ladrando y tratando de atraer su atención para jugar. Ya no podía más, los decibelios que martilleaban en la cocina estaban a punto de reventarme la cabeza. “Mañana le tengo que pedir a mi pareja que me cambie de lugar para trabajar, a ver si en el comedor de casa estoy más tranquilo. Además, como esto dure, tendré que comprar un par de sillas para que podamos trabajar más cómodos, también deberíamos comprar dos pantallas nuevas, más grandes que las de los portátiles, un teclado… puuufff…, me voy a tener que meter en más gastos”. Leer más