Entradas

El perfeccionismo y la productividad, ¿dos enemigos irreconciliables?

En principio, no hay nada malo en querer hacer las cosas lo mejor posible; es más, pienso que esta idea se debería considerar una obligación, porque trabajar bien y procurar ser productivo debería estar, como objetivo a alcanzar, en la mente de cualquier profesional.

Sin embargo, si puede que con frecuencia sientas la sensación de que lo que haces nunca está lo suficientemente bien, o que te cuesta estar satisfecho del todo con las cosas que haces, o si te percatas de que con frecuencia tardas demasiado en entregar trabajos o proyectos porque no acabas de estar satisfecho con el resultado al que has llegado y te empeñas en mejorarlo más y más, probablemente tengas un problema. Leer más

El estrés tecnológico o cómo nos complicamos la vida de manera absurda

Te acaba de sonar el despertador en el teléfono móvil. Como cada mañana, lo coges para apagarlo y observas, con consternación, el icono que representa la bandeja de entrada de tu correo electrónico. Aunque ya deberías estar acostumbrado, no deja de desesperarte el hecho de que el número de mensajes haya crecido, desde que, anoche, miraste por última vez el teléfono. Leer más

Seminario ¡Controla mejor tu día! Técnicas para mejorar la efectividad y productividad en tu puesto de trabajo

Introducción

Diversos estudios realizados sobre cómo gestionan su trabajo los directivos y profesionales en España señalan que la eficacia puntúa sensiblemente por debajo de sus homólogos europeos o norteamericanos. Se trabaja más horas, pero no se consigue una traducción en incrementos de productividad.

Por esta razón, es de vital importancia realizar una formación específica y adaptada a las necesidades de las empresas en esta área competencial, que ayude a la propia empresa y sus profesionales y directivos a incrementar la productividad y ser más competitivos. Leer más

La productividad se basa en hábitos; unas claves para lograr la constancia necesaria en adquirirlos o modificarlos

Que la productividad y los hábitos van estrechamente relacionados no creo que a estas alturas suene a novedad. Las técnicas o los pasos que hay que aprender para practicar un método de productividad, en cualquier caso, son muy sencillos.

La verdadera dificultad radica en adquirir los hábitos necesarios que automaticen la conducta de una persona ante determinados estímulos porque, si lo consigue, podrá transitar por un buen y productivo camino, ése que le facultará para gestionar correctamente su trabajo e, incluso, su vida. Leer más

La tranquilidad y la serenidad, dos aspectos importantes en el trabajo

Una persona tranquila y serena, mientras trabaja, muy probablemente no se tome como razones para agobiarse los problemas que le puedan presentar sus clientes, proveedores, compañeros o jefes. Por el contrario, aprovechará cada una de estas situaciones, negativas según otras personas, para analizarlas con la calma y serenidad y tratar de resolverlas del modo más satisfactorio. También aprovechará cada nueva situación para aprender, acumular experiencia, crecer, desarrollarse como profesional y, seguramente, también como persona. Leer más