Entradas

La productividad se basa en hábitos; unas claves para lograr la constancia necesaria en adquirirlos o modificarlos

Que la productividad y los hábitos van estrechamente relacionados no creo que a estas alturas suene a novedad. Las técnicas o los pasos que hay que aprender para practicar un método de productividad, en cualquier caso, son muy sencillos.

La verdadera dificultad radica en adquirir los hábitos necesarios que automaticen la conducta de una persona ante determinados estímulos porque, si lo consigue, podrá transitar por un buen y productivo camino, ése que le facultará para gestionar correctamente su trabajo e, incluso, su vida. Leer más

Los costes invisibles del presentismo laboral para la productividad y los resultados de las organizaciones

Debería ser conocido por todo el mundo que el presentismo laboral representa un coste importante y que afecta a la productividad y a la cuenta de resultados de las empresas.

Tampoco es casualidad que, en los países con peores índices de productividad, este fenómeno tenga una manifestación relativamente importante en las organizaciones, mientras que en los países más productivos su incidencia es mucho menor.

El presentismo laboral se da cuando una persona se ve obligada a acudir a trabajar, bien porque ella así lo cree necesario o bien a imposición de sus superiores, aunque la persona sea consciente de que no está en condiciones de hacerlo. Leer más

Razones por la que no alcanzas tus objetivos

Si tu idea fuera construir un cohete que te permitiera viajar hasta la Luna, casi con toda probabilidad tu objetivo acabaría siendo un estrepitoso fracaso. Sin duda alguna, que la NASA o, cualquiera de las otras organizaciones aeroespaciales que hay en nuestro planeta, tendrían, y tienen de hecho, muchas más posibilidades que tú para conseguir ese objetivo.

A todas las personas que, de modo individual, se propusieran ese mismo objetivo, les pasaría lo mismo. El error que se comete de forma recurrente en la mayoría de casos en que un objetivo fracasa, comienza en el momento de fijar esos objetivos, pues la mayoría de las personas se enfocan en el resultado en vez de en el proceso. Y el error estriba en que es este último (el proceso) el que, una vez analizado adecuadamente, ha de proporcionar las pistas necesarias y clarificadoras para saber si el objetivo es alcanzable. Leer más

Recuperar el poder de decisión individual para llegar a nuestro destino

Siempre que hablamos de productividad personal, pensamos que las posibles técnicas que podamos aplicar sobre el tema deberían centrarse solamente en nuestro ámbito laboral, obviando de esta manera que existen otros campos y otras áreas donde, de igual forma, podremos aplicar nuestros conocimientos y experiencia sobre esta competencia de modo que nuestra vida sea más efectiva, más positiva y, a la postre, mejor.

Para ello deberemos recuperar el poder de decisión individual sobre nuestros actos, tanto profesionales como personales, a fin de llegar a un destino que previamente hayamos definido.

¿Por qué hay personas que parecen que están predestinadas a hacer grandes cosas, a vivir de manera plena, y que, además, son la envidia de la mayoría de los mortales? ¿Y por qué hay unos pocos que son capaces de vivir como leones y que son admirados por el resto de los mortales quienes, por el contrario, frecuentemente actúan y viven como ratones? Leer más

Un estrés moderado y controlado puede ser beneficioso para tu productividad

Si atendemos a las estadísticas publicadas por numerosos centros de referencia en materia de estrés, se encuentra junto al tabaquismo, el alcohol y la vida sedentaria, entre los principales factores de riesgo para la salud, en esta era del trabajo V.U.C.A. que nos ha tocado vivir.

Según cuenta David Allen, autor del método GTD “Getting Things Done”, en sus obras publicadas, el estrés que sufre la mayoría de los trabajadores del conocimiento se debe a la mala gestión de los numerosos compromisos que estas personas aceptan. Cada vez que se dice que “sí” a algo que llega, se está adquiriendo un compromiso, y su acumulación, añadida a la falta de capacidad para controlarlos sin ayuda de una gestión externa a la mente, es una de las mayores fuentes del estrés que padecen las personas en la actualidad. Leer más