Entradas

Mejorar tu productividad requiere valentía

Para empezar a hacer algo nuevo, hay que tener una cierta dosis de valor, primero, porque no es fácil y, segundo, porque puede provocar mucho rechazo enfrentarse a algo desconocido, a algo que no se controla, a algo en lo que se desconoce, a ciencia cierta, si los resultados van a ser satisfactorios. Esta incertidumbre puede causar desasosiego y temor ante lo desconocido, provocando que muchas personas se queden paralizadas y prefieran seguir como están, con sus problemas, antes que luchar contra algo nuevo y que, es muy probable que, sientan como algo que escape a su control. Leer más

8 formas de no rendirte antes de alcanzar tus metas

Uno de los aspectos más importantes para conseguir tus objetivos tiene que ver con la capacidad de focalizarte en ellos y de mantener ese enfoque hasta que, al final, consigas los resultados esperados. Otro aspecto, también muy importante, tiene que ver con tu capacidad para superar o esquivar el miedo que te pueda producir el supuesto fracaso, en el caso de que no sepas encontrar el camino que debes recorrer para lograr los objetivos marcados.

Para que te sea más fácil no perderte en el intento, te recomiendo que sigas las siguientes sugerencias: Leer más

Desconectar en vacaciones no es un derecho, ¡es una obligación!

En general, para la mayoría de los mortales, junto con la época estival llegan también las deseadas y esperadas vacaciones. Y, con ellas, te vas a encontrar, de un día para otro, con jornadas completas para descansar, para desconectar y olvidarte de tus obligaciones laborales, para romper con esas costumbres y hábitos diarios que, al final, tanto te aburren y que terminan por mermar tu capacidad de trabajar con productividad, lo mismo que le ocurre a cualquier persona.

Efectivamente, es muy probable que te hayas pasado casi un año entero —si es que no eres de los que fraccionan tus vacaciones— sometiendo a tu cuerpo y, sobre todo a tu mente, a las rutinas diarias, a tus obligaciones, a los cambios constantes de prioridades, a las urgencias y, seguramente, todo esto, en demasiadas ocasiones, te habrá resultado estresante. Leer más

La importancia de estar conectado emocionalmente con tu trabajo

No sé si te acordarás, aunque es muy probable que sí, de lo que te costó terminar tu formación, y no me refiero a que fueras mal estudiante, sino al propio esfuerzo de adquirir nuevos conocimientos y de superar con éxito los odiados y temidos exámenes. Desconozco el esfuerzo que te supuso tu desembarco en el mercado laboral ni si pasaste o no dificultades para lograr tu puesto de trabajo, si lo has mantenido desde entonces o si, por el contrario, has cambiado el mismo alguna vez. Leer más

El perfeccionismo y la productividad, ¿dos enemigos irreconciliables?

En principio, no hay nada malo en querer hacer las cosas lo mejor posible; es más, pienso que esta idea se debería considerar una obligación, porque trabajar bien y procurar ser productivo debería estar, como objetivo a alcanzar, en la mente de cualquier profesional.

Sin embargo, si puede que con frecuencia sientas la sensación de que lo que haces nunca está lo suficientemente bien, o que te cuesta estar satisfecho del todo con las cosas que haces, o si te percatas de que con frecuencia tardas demasiado en entregar trabajos o proyectos porque no acabas de estar satisfecho con el resultado al que has llegado y te empeñas en mejorarlo más y más, probablemente tengas un problema. Leer más