Entradas

Las oficinas abiertas; ventajas e inconvenientes para la productividad y el desempeño de los trabajadores

Es una tendencia cada vez más extendida que las compañías, a la hora de diseñar sus espacios de trabajo, opten por oficinas abiertas y lo hagan sin valorar los pros y las contras para la productividad y el buen desempeño de sus trabajadores.

En la actualidad, la preferencia a la hora de diseñar oficinas abiertas y sin espacios parece imparable. Aunque este concepto se venga aplicando desde hace ya bastantes décadas, durante los últimos años y siguiendo el ejemplo de los gigantes de Silicon Valley (Google, Amazon, Facebook, Yahoo! …) como si lo hubiesen impuesto, se ha llegado a instalar el método con tanta fuerza que se ha universalizado como el paradigma de empresa moderna, creativa e innovadora y que favorece, supuestamente, los ambientes de trabajo colaborativo. Leer más

Cinco ideas para que tu relación con el correo electrónico no reduzca tu productividad

El correo electrónico, así como las interrupciones y las reuniones improductivas, pueden llegar a convertirse en los grandes saboteadores de tu productividad. Por término medio, se puede afirmar que cualquier trabajador del conocimiento dedica, de media diaria, cerca de dos horas a recibir y enviar emails; sufre aproximadamente 60 interrupciones por cada jornada laboral y dedica alrededor de 30 horas al mes a asistir a reuniones improductivas. Basta con acumular toda la negatividad con que nos afectan estos factores para que, cualquiera que los sufra, empiece a tomar conciencia de cómo afectan a su productividad y a su rendimiento. Leer más

Los tres principales enemigos de tu productividad

La productividad es un concepto, más bien una competencia, que genera mucho interés en cualquier empresa. Nadie desea tener empleados con deficiencias en esta materia trabajando en sus instalaciones, del mismo modo que ningún empleado quiere tener problemas con su empleo por esta misma razón.

La capacidad de gestionar con efectividad el trabajo es una habilidad muy bien valorada en el mundo empresarial, puesto que conlleva un incremento en la productividad y la competitividad de las compañías. No obstante, resulta un ejercicio complejo, ya que es muy frecuente, incluso demasiado, que las organizaciones y las propias personas se vean arrastradas por la inercia de la actividad empresarial diaria y dejen de lado la atención a su Productividad. Leer más

No aceptes monos que son de otros en tu cabeza porque acabarán distorsionando tu productividad

Al referirme a monos no estoy mencionando la idea del síndrome de abstinencia que suele padecer una persona cuando deja de consumir sustancias a las que es adicta como, por ejemplo, el que se sufre cuando se está intentando dejar de fumar.

Me refiero, más bien, a esa sensación interna que percibes debido a una actitud absolutamente reactiva y complaciente hacia los demás y sus necesidades, sensación que te lleva a sentirte desbordado por las circunstancias que te rodean.

Esta complacencia te puede llevar a ir asumiendo compromisos y tareas que, objetivamente, no te corresponden, pero que aceptas sin haber reflexionado lo suficiente antes de cargar con ellos, uno tras otro. Leer más

Productividad analógica o digital ¿qué herramientas uso, lápiz y papel o tecnología?

Cuando una persona reconoce o decide que debe de mejorar su productividad y se da cuenta de que debe hacer cambios en el modo de gestionar su vida y su trabajo, enseguida identificará que necesita echar mano de determinadas herramientas que le permitan y le ayuden a hacerlo bien.

Para ser verdaderamente productivo, desde mi punto de vista tienes que lograr llevar a cabo las cosas que tienes que hacer, pero sobre todo, -y ojo con esto, que es muy importante-, realizarlas o completarlas cuando has de hacerlo. Dicho en otras palabras, y si me sigues en este blog me lo habrás leído en más de una ocasión, que has de hacer las cosas cuando son necesarias en vez de cuando ya son desesperadamente necesarias.

Haz tu trabajo con todo tu corazón y tendrás éxito, hay muy poca competencia” Richard Bach. Leer más