Entradas

Comportarte como un avestruz en el trabajo no te beneficia: te explico cómo enfrentarte a las tareas más difíciles

No deja de ser una leyenda, por muy extendida que esté, eso de que los avestruces esconden la cabeza en un agujero cuando se sienten en peligro; es un mito falso, como otros muchos más, ya que estas aves no actúan de esta manera cuando se sienten amenazadas, sino que se enfrentan al peligro plantándole cara.

Los que esconden la cabeza en un agujero, por utilizar un símil parecido, son muchos profesionales, que, cuando les llega una tarea, un trabajo o un nuevo asunto para atenderlo, y no ven con claridad cómo resolverlo o no saben cómo solucionarlo, actúan como se supone que lo hace los avestruces, pero, en este caso, en vez de enterrar la cabeza, sepultan lo que les ha llegado, entre montones de asuntos pendientes, tratando de apartar de su cabeza, al menos por el momento, lo que les acaba de llegar. Leer más

Decir que sí a todo en tu trabajo puede significar decirte no a ti mismo

Tener la suficiente claridad sobre nuestras prioridades para poder elegir con objetividad la tarea a la que debemos dedicar, en cada momento, nuestra atención es algo esencial para la productividad y los buenos resultados de cualquier profesional.

En realidad, esta idílica situación de tener muy claro lo que de verdad es importante no siempre se da. Pero aun en el caso de que sí se dé, se corre el peligro de estar saturado por un montón de compromisos que se han aceptado sin haber pensado, con propiedad y lucidez, sobre su verdadera repercusión. Leer más

Las tareas que realizas en tu trabajo, ¿tienen alguna relevancia para tus prioridades?

Conozco a muchos profesionales que son capaces de llevar a cabo, cada día, muchas tareas. Personas que trabajan muy duro, que pasan toda su jornada quitándose cosas de encima, que hacen, hacen y hacen pero que, cuando realmente se paran a pensar sobre la importancia de las tareas que han llevado a cabo, se dan cuenta de que la mayoría no son relevantes para sus prioridades.

Estas personas terminan muchos días con la extraña sensación de que han pasado gran cantidad de horas trabajando, y de que lo han hecho sin parar. Y, sin embargo, les queda la impresión del vacío interior que ocasiona haber pasado esas horas de su trabajo sin atender lo que realmente debería de haber sido atendido. Leer más

Cómo dejar el trabajo en el trabajo

Hoy en día, muchas personas se toman el trabajo como una situación o como un estado del que difícilmente se pueden separar. En su mente, siempre hay un espacio de atención o de preocupación hacia él que los lleva a seguir atendiéndolo; y lo hacen, incluso, cuando están físicamente alejados de sus obligaciones laborales o cuando lo prudente sería desconectar para atender otros aspectos de su vida e, incluso, para poder descansar satisfactoriamente. Leer más

Por qué no logramos una correcta gestión del tiempo para poder llevar a cabo nuestras prioridades

No sé si en tu caso estarás entre esos profesionales que se sienten incapaces de gestionar su tiempo productivamente. Y, tampoco sé si estarás entre los que achacáis esa circunstancia a que tenéis demasiados ingredientes en vuestro plato y a que, por más que hacéis, no sois a ser capaces de digerir todas y cada una de esas cosas que tenéis pendientes; lo que, por consiguiente, os obliga a dejar de ocuparos de las que son vuestras verdaderas prioridades porque no podéis con todo.

Esta sensación que describo es una realidad palpable entre lo que se conoce como un trabajador del conocimiento. Siempre que me encuentro ante un caso de éstos, y más temprano que tarde, terminan saliendo una serie de cuestiones que, en mi opinión, son muy importantes. Leer más