Entradas

Decir que sí a todo en tu trabajo puede significar decirte no a ti mismo

Tener la suficiente claridad sobre nuestras prioridades para poder elegir con objetividad la tarea a la que debemos dedicar, en cada momento, nuestra atención es algo esencial para la productividad y los buenos resultados de cualquier profesional.

En realidad, esta idílica situación de tener muy claro lo que de verdad es importante no siempre se da. Pero aun en el caso de que sí se dé, se corre el peligro de estar saturado por un montón de compromisos que se han aceptado sin haber pensado, con propiedad y lucidez, sobre su verdadera repercusión. Leer más

Desconectar en vacaciones no es un derecho, ¡es una obligación!

En general, para la mayoría de los mortales, junto con la época estival llegan también las deseadas y esperadas vacaciones. Y, con ellas, te vas a encontrar, de un día para otro, con jornadas completas para descansar, para desconectar y olvidarte de tus obligaciones laborales, para romper con esas costumbres y hábitos diarios que, al final, tanto te aburren y que terminan por mermar tu capacidad de trabajar con productividad, lo mismo que le ocurre a cualquier persona.

Efectivamente, es muy probable que te hayas pasado casi un año entero —si es que no eres de los que fraccionan tus vacaciones— sometiendo a tu cuerpo y, sobre todo a tu mente, a las rutinas diarias, a tus obligaciones, a los cambios constantes de prioridades, a las urgencias y, seguramente, todo esto, en demasiadas ocasiones, te habrá resultado estresante. Leer más

Cambiar o rendirte ante el estrés y el descontrol que te provoca tu trabajo

Muchas personas me comentan lo mismo: están estresados por el descontrol que sienten ante el exceso de trabajo al que, prácticamente a diario, se tienen que enfrentar, pero no saben qué hacer para solucionar su problema. Unas me cuentan que nunca han intentado hacer nada al respecto, otras me dicen que han probado ciertas técnicas —algunas de las cuales me parecen, incluso, poco prácticas y poco realistas—, pero me confiesan que, aun así, no han dado con una buena solución a su problema. Leer más

El estrés tecnológico o cómo nos complicamos la vida de manera absurda

Te acaba de sonar el despertador en el teléfono móvil. Como cada mañana, lo coges para apagarlo y observas, con consternación, el icono que representa la bandeja de entrada de tu correo electrónico. Aunque ya deberías estar acostumbrado, no deja de desesperarte el hecho de que el número de mensajes haya crecido, desde que, anoche, miraste por última vez el teléfono. Leer más

La tranquilidad y la serenidad, dos aspectos importantes en el trabajo

Una persona tranquila y serena, mientras trabaja, muy probablemente no se tome como razones para agobiarse los problemas que le puedan presentar sus clientes, proveedores, compañeros o jefes. Por el contrario, aprovechará cada una de estas situaciones, negativas según otras personas, para analizarlas con la calma y serenidad y tratar de resolverlas del modo más satisfactorio. También aprovechará cada nueva situación para aprender, acumular experiencia, crecer, desarrollarse como profesional y, seguramente, también como persona. Leer más