Entradas

Los rasgos de una persona con una mentalidad altamente productiva

Es muy probable que una de tus aspiraciones, como la de muchos profesionales, sea la de ser una persona altamente productiva. Si es lo que anhelas, como punto de partida, deberás de tener muy claro en qué consiste esa productividad de la que hablamos.

En contraposición a la idea generalizada de hacer más, de hacer muchas cosas, en mi opinión, una persona podrá ser altamente productiva cuando sea capaz de llevar a cabo, en cada momento del día, lo mejor que pueda hacer. Leer más

Comportarte como un avestruz en el trabajo no te beneficia: te explico cómo enfrentarte a las tareas más difíciles

No deja de ser una leyenda, por muy extendida que esté, eso de que los avestruces esconden la cabeza en un agujero cuando se sienten en peligro; es un mito falso, como otros muchos más, ya que estas aves no actúan de esta manera cuando se sienten amenazadas, sino que se enfrentan al peligro plantándole cara.

Los que esconden la cabeza en un agujero, por utilizar un símil parecido, son muchos profesionales, que, cuando les llega una tarea, un trabajo o un nuevo asunto para atenderlo, y no ven con claridad cómo resolverlo o no saben cómo solucionarlo, actúan como se supone que lo hace los avestruces, pero, en este caso, en vez de enterrar la cabeza, sepultan lo que les ha llegado, entre montones de asuntos pendientes, tratando de apartar de su cabeza, al menos por el momento, lo que les acaba de llegar. Leer más

Hábitos que caracterizan a las personas productivas

No importa el cargo que un profesional ocupe dentro de su organización, en cualquier caso, lo importante para que consiga alcanzar sus objetivos no es que se esfuerce en hacer muchas cosas en el menor tiempo posible, sino que se focalice en realizar las cosas que debe hacer. En eso se basa precisamente la productividad, y el llevarlo a cabo diferencia a las personas efectivas de las que tienen carencias en esta importante competencia. Leer más

Desconectar en vacaciones no es un derecho, ¡es una obligación!

En general, para la mayoría de los mortales, junto con la época estival llegan también las deseadas y esperadas vacaciones. Y, con ellas, te vas a encontrar, de un día para otro, con jornadas completas para descansar, para desconectar y olvidarte de tus obligaciones laborales, para romper con esas costumbres y hábitos diarios que, al final, tanto te aburren y que terminan por mermar tu capacidad de trabajar con productividad, lo mismo que le ocurre a cualquier persona.

Efectivamente, es muy probable que te hayas pasado casi un año entero —si es que no eres de los que fraccionan tus vacaciones— sometiendo a tu cuerpo y, sobre todo a tu mente, a las rutinas diarias, a tus obligaciones, a los cambios constantes de prioridades, a las urgencias y, seguramente, todo esto, en demasiadas ocasiones, te habrá resultado estresante. Leer más

Los principios en los que se debe basar tu productividad personal

Desde que, allá por el 2006, empecé a interesarme y a estudiar sobre productividad personal, he leído numerosos libros sobre este tema. La verdad es que, mirando hacia atrás, no sabría decir cuántos han pasado por mis manos. También he leído numerosos artículos y seguido con asiduidad unos cuantos blogs especializados en este mismo tema. Todo esfuerzo lo he llevado a cabo con el único fin de aprender y mejorar mi productividad, y averiguar cómo ayudar a otros profesionales a mejorar la suya.

Además, como me parecía muy interesante para lograr mi objetivo, he leído y estudiado sobre otros temas que, más o menos, tienen algún tipo de relación con la productividad como la procrastinación, el minimalismo, el mindfulness, el emprendimiento, el management, la motivación, el coaching, etc. Leer más