Entradas

8 formas de no rendirte antes de alcanzar tus metas

Uno de los aspectos más importantes para conseguir tus objetivos tiene que ver con la capacidad de focalizarte en ellos y de mantener ese enfoque hasta que, al final, consigas los resultados esperados. Otro aspecto, también muy importante, tiene que ver con tu capacidad para superar o esquivar el miedo que te pueda producir el supuesto fracaso, en el caso de que no sepas encontrar el camino que debes recorrer para lograr los objetivos marcados.

Para que te sea más fácil no perderte en el intento, te recomiendo que sigas las siguientes sugerencias: Leer más

Lo que aprendí mientras trataba de mejorar mi productividad

Fue allá por el 2007, ya han pasado unos cuantos años, cuando me empecé a interesar por la productividad. Este interés vino tras producirse un importante cambio en mi vida que, de manera indirecta, me acercó a este mundo de la productividad del trabajador del conocimiento.

La verdad es que en aquella época no pensaba, ni me podía imaginar, lo lejos que me podía llevar ese camino que acababa de iniciar. Tampoco intuía todas las posibilidades que se me iban a presentar, y de las que iba a ser más consciente, para, al final, aprender a aprovecharlas o a desecharlas con total libertad y objetividad. Leer más

Cómo establecer hábitos o rutinas que te ayuden a mejorar tu productividad

Si alguna vez oyes a alguien que afirma que para mejorar la productividad basta con aprender ciertas técnicas, por mucho que estas se adornen como principios universales o como técnicas infalibles e, incluso, como mundialmente probadas, que sepas que te está engañando o, al menos, no te está contando toda la verdad. Leer más

7 actitudes de los jefes que hunden la productividad de los empleados

No tengo ninguna duda de que cualquier jefe o directivo que tenga personas a su cargo o bajo su responsabilidad tiene como una de sus prioridades el que sus subordinados trabajen con la mayor productividad posible.

Paradójicamente uno de los mayores boicoteadores del trabajo de los demás pueden llegar a ser los propios jefes, que, seguramente, sin ser conscientes de ello, son capaces de provocar continuas distracciones, interrupciones e incluso cambios en los planes de trabajo que tenían sus trabajadores y, si esto ocurre, su productividad puede verse mermada. Leer más

Decir que sí a todo en tu trabajo puede significar decirte no a ti mismo

Tener la suficiente claridad sobre nuestras prioridades para poder elegir con objetividad la tarea a la que debemos dedicar, en cada momento, nuestra atención es algo esencial para la productividad y los buenos resultados de cualquier profesional.

En realidad, esta idílica situación de tener muy claro lo que de verdad es importante no siempre se da. Pero aun en el caso de que sí se dé, se corre el peligro de estar saturado por un montón de compromisos que se han aceptado sin haber pensado, con propiedad y lucidez, sobre su verdadera repercusión. Leer más