Entradas

Mejorar tu productividad requiere valentía

Para empezar a hacer algo nuevo, hay que tener una cierta dosis de valor, primero, porque no es fácil y, segundo, porque puede provocar mucho rechazo enfrentarse a algo desconocido, a algo que no se controla, a algo en lo que se desconoce, a ciencia cierta, si los resultados van a ser satisfactorios. Esta incertidumbre puede causar desasosiego y temor ante lo desconocido, provocando que muchas personas se queden paralizadas y prefieran seguir como están, con sus problemas, antes que luchar contra algo nuevo y que, es muy probable que, sientan como algo que escape a su control. Leer más

Lo que aprendí mientras trataba de mejorar mi productividad

Fue allá por el 2007, ya han pasado unos cuantos años, cuando me empecé a interesar por la productividad. Este interés vino tras producirse un importante cambio en mi vida que, de manera indirecta, me acercó a este mundo de la productividad del trabajador del conocimiento.

La verdad es que en aquella época no pensaba, ni me podía imaginar, lo lejos que me podía llevar ese camino que acababa de iniciar. Tampoco intuía todas las posibilidades que se me iban a presentar, y de las que iba a ser más consciente, para, al final, aprender a aprovecharlas o a desecharlas con total libertad y objetividad. Leer más

Hábitos que caracterizan a las personas productivas

No importa el cargo que un profesional ocupe dentro de su organización, en cualquier caso, lo importante para que consiga alcanzar sus objetivos no es que se esfuerce en hacer muchas cosas en el menor tiempo posible, sino que se focalice en realizar las cosas que debe hacer. En eso se basa precisamente la productividad, y el llevarlo a cabo diferencia a las personas efectivas de las que tienen carencias en esta importante competencia. Leer más

Desconectar en vacaciones no es un derecho, ¡es una obligación!

En general, para la mayoría de los mortales, junto con la época estival llegan también las deseadas y esperadas vacaciones. Y, con ellas, te vas a encontrar, de un día para otro, con jornadas completas para descansar, para desconectar y olvidarte de tus obligaciones laborales, para romper con esas costumbres y hábitos diarios que, al final, tanto te aburren y que terminan por mermar tu capacidad de trabajar con productividad, lo mismo que le ocurre a cualquier persona.

Efectivamente, es muy probable que te hayas pasado casi un año entero —si es que no eres de los que fraccionan tus vacaciones— sometiendo a tu cuerpo y, sobre todo a tu mente, a las rutinas diarias, a tus obligaciones, a los cambios constantes de prioridades, a las urgencias y, seguramente, todo esto, en demasiadas ocasiones, te habrá resultado estresante. Leer más

Gestión del tiempo, productividad y efectividad personal en los cursos de verano de la Universidad del País Vasco

Curso:

¡Controla mejor tu día! Técnicas para mejorar la efectividad y productividad en tu puesto de trabajo

 

Introducción

Diversos estudios realizados sobre cómo gestionan su trabajo los directivos y profesionales en España señalan que su eficacia se encuentra sensiblemente por debajo de la de sus homólogos europeos o norteamericanos. Se trabaja más horas, pero no se consigue una traducción en incrementos de productividad.

Muchas organizaciones, al contratar o al formar a sus profesionales buscan, solamente, competencias específicas que den solución a las necesidades concretas que han identificado que deben de cubrir. Sin preocuparse, porque no se han dado cuenta de que la naturaleza del trabajo ha cambiado, de que todos estos profesionales deben de tener competencias y conocimientos suficientes para gestionar correctamente este nuevo modelo de trabajo, donde todo cambia rápidamente, donde existen cambios constantes de prioridades, donde la inmediatez, interrupciones y las urgencias campan a sus anchas, saboteando el trabajo de cualquier persona y reduciendo drásticamente su productividad.  Leer más