Entradas

Desconectar en vacaciones no es un derecho, ¡es una obligación!

En general, para la mayoría de los mortales, junto con la época estival llegan también las deseadas y esperadas vacaciones. Y, con ellas, te vas a encontrar, de un día para otro, con jornadas completas para descansar, para desconectar y olvidarte de tus obligaciones laborales, para romper con esas costumbres y hábitos diarios que, al final, tanto te aburren y que terminan por mermar tu capacidad de trabajar con productividad, lo mismo que le ocurre a cualquier persona.

Efectivamente, es muy probable que te hayas pasado casi un año entero —si es que no eres de los que fraccionan tus vacaciones— sometiendo a tu cuerpo y, sobre todo a tu mente, a las rutinas diarias, a tus obligaciones, a los cambios constantes de prioridades, a las urgencias y, seguramente, todo esto, en demasiadas ocasiones, te habrá resultado estresante. Leer más

Gestión del tiempo, productividad y efectividad personal en los cursos de verano de la Universidad del País Vasco

Curso:

¡Controla mejor tu día! Técnicas para mejorar la efectividad y productividad en tu puesto de trabajo

 

Introducción

Diversos estudios realizados sobre cómo gestionan su trabajo los directivos y profesionales en España señalan que su eficacia se encuentra sensiblemente por debajo de la de sus homólogos europeos o norteamericanos. Se trabaja más horas, pero no se consigue una traducción en incrementos de productividad.

Muchas organizaciones, al contratar o al formar a sus profesionales buscan, solamente, competencias específicas que den solución a las necesidades concretas que han identificado que deben de cubrir. Sin preocuparse, porque no se han dado cuenta de que la naturaleza del trabajo ha cambiado, de que todos estos profesionales deben de tener competencias y conocimientos suficientes para gestionar correctamente este nuevo modelo de trabajo, donde todo cambia rápidamente, donde existen cambios constantes de prioridades, donde la inmediatez, interrupciones y las urgencias campan a sus anchas, saboteando el trabajo de cualquier persona y reduciendo drásticamente su productividad.  Leer más

Los principios en los que se debe basar tu productividad personal

Desde que, allá por el 2006, empecé a interesarme y a estudiar sobre productividad personal, he leído numerosos libros sobre este tema. La verdad es que, mirando hacia atrás, no sabría decir cuántos han pasado por mis manos. También he leído numerosos artículos y seguido con asiduidad unos cuantos blogs especializados en este mismo tema. Todo esfuerzo lo he llevado a cabo con el único fin de aprender y mejorar mi productividad, y averiguar cómo ayudar a otros profesionales a mejorar la suya.

Además, como me parecía muy interesante para lograr mi objetivo, he leído y estudiado sobre otros temas que, más o menos, tienen algún tipo de relación con la productividad como la procrastinación, el minimalismo, el mindfulness, el emprendimiento, el management, la motivación, el coaching, etc. Leer más

En qué se diferencian las personas de éxito de los demás

En cada uno de mis cursos y seminarios de productividad personal que imparto, una parte, que considero muy importante, la dedico a explicar en qué consiste y la importancia que tiene la perspectiva dentro de la efectividad de cualquier persona. Es decir, en qué nos podemos basar para tener muy claro cuáles van a ser las prioridades que me van permitir elegir bien mis tareas, para que, gracias a esa acertada elección, mi trabajo sea altamente productivo. Leer más

El perfeccionismo y la productividad, ¿dos enemigos irreconciliables?

En principio, no hay nada malo en querer hacer las cosas lo mejor posible; es más, pienso que esta idea se debería considerar una obligación, porque trabajar bien y procurar ser productivo debería estar, como objetivo a alcanzar, en la mente de cualquier profesional.

Sin embargo, si puede que con frecuencia sientas la sensación de que lo que haces nunca está lo suficientemente bien, o que te cuesta estar satisfecho del todo con las cosas que haces, o si te percatas de que con frecuencia tardas demasiado en entregar trabajos o proyectos porque no acabas de estar satisfecho con el resultado al que has llegado y te empeñas en mejorarlo más y más, probablemente tengas un problema. Leer más