Entradas

Desconectar en vacaciones no es un derecho, ¡es una obligación!

En general, para la mayoría de los mortales, junto con la época estival llegan también las deseadas y esperadas vacaciones. Y, con ellas, te vas a encontrar, de un día para otro, con jornadas completas para descansar, para desconectar y olvidarte de tus obligaciones laborales, para romper con esas costumbres y hábitos diarios que, al final, tanto te aburren y que terminan por mermar tu capacidad de trabajar con productividad, lo mismo que le ocurre a cualquier persona.

Efectivamente, es muy probable que te hayas pasado casi un año entero —si es que no eres de los que fraccionan tus vacaciones— sometiendo a tu cuerpo y, sobre todo a tu mente, a las rutinas diarias, a tus obligaciones, a los cambios constantes de prioridades, a las urgencias y, seguramente, todo esto, en demasiadas ocasiones, te habrá resultado estresante. Leer más

Desconectar y disfrutar de las vacaciones también forma parte del trabajo. Algunas ideas para lograrlo

Desconectar del trabajo y de las obligaciones profesionales no es algo fácil en la actualidad, pues estamos tan sobrecargados de compromisos por completar que, ni en los momentos de descanso, es posible olvidarse de ellos. Resulta demasiado fácil, y puede ocurrir recurrentemente, que la mente vuele para reencontrarse con las facturas, los proyectos, los clientes y los problemas cotidianos que se habían dejado supuestamente atrás, a pesar de que nos encontremos en la playa más paradisíaca, o en la montaña más hermosa, tratando de disfrutar de unas merecidas y reparadoras vacaciones.

Las rutinas diarias llegan a calar con tanta profundidad y el trabajo diario exige tal nivel de esfuerzo y dedicación, que la mente ha aprendido e, incluso, somatizado, vivir con los problemas laborales las 24 horas del día, lo que hace difícil, si no imposible en demasiados casos, la desconexión real con el trabajo y las obligaciones laborales. Leer más

Es fundamental para tu productividad aprender a delegar con eficacia parte de tus compromisos 2ª parte, cómo y para qué lo debes hacer

Como continuación del artículo anterior, en éste vamos a ver que pautas debes de tener en cuenta para llevarla a cabo y repasaremos, también, algunos de los beneficios que puedes obtener si se lleva a la práctica bien y con eficacia.

Para encomendar a otro la realización de algo es necesario darle autonomía, empoderarlo y transmitirle, además, la necesaria responsabilidad para llevarla a cabo. Paradójicamente, a pesar de que, al delegar, trasladas tu responsabilidad de realizar la tarea a otra persona, la tuya no desaparece, sino que la conservas en cuanto que debes asegurarte de que las funciones que has delegado se desempeñan correctamente. Leer más

Es fundamental para tu productividad aprender a delegar con eficacia parte de tus compromisos. 1ª parte, por qué no lo haces

Es muy habitual hoy en día escuchar quejas reiteradas sobre que hay falta de tiempo para hacer todo lo que se tiene pendiente. Curiosamente, también es muy frecuente que esas mismas personas que se quejan se resistan a delegar parte de los trabajos que tienen incompletos buscando una solución.

Para ir reduciendo todo lo pendiente de hacer, sólo existen tres posibilidades: la primera, muy evidente, hacer las cosas que se puedan. La segunda, no muy aconsejable aunque muy practicada, consiste en meter en “el saco del olvido” algunas cosas esperando que desaparezcan o se solucionen por sí mismas. La última, tal vez la que más cuesta practicar, consiste en delegar parte de esos trabajos en otras personas para que éstas las lleven a cabo. Leer más

Debemos aprender a decir “no” para calmar nuestra vida y mejorar nuestra productividad

Saber decir que no a los demás y, así, poder fijar tus propios límites no resulta fácil, aunque sea algo fundamental para tu vida y para mejorar tu productividad. Sí, ya sé que es muy probable que hacerlo te ocasione ansiedad, malestar e, incluso, cierta sensación de estar defraudando a los demás e incumpliendo sus expectativas, pero deberás aprender a hacerlo si quieres mejorar tu efectividad. Te aseguro que, aunque te cueste creerlo, tus relaciones personales mejorarán y, sin duda, te sentirás mejor interiormente. Leer más