Entradas

El estrés tecnológico o cómo nos complicamos la vida de manera absurda

Te acaba de sonar el despertador en el teléfono móvil. Como cada mañana, lo coges para apagarlo y observas, con consternación, el icono que representa la bandeja de entrada de tu correo electrónico. Aunque ya deberías estar acostumbrado, no deja de desesperarte el hecho de que el número de mensajes haya crecido, desde que, anoche, miraste por última vez el teléfono. Leer más

Seminario ¡Controla mejor tu día! Técnicas para mejorar la efectividad y productividad en tu puesto de trabajo

Introducción

Diversos estudios realizados sobre cómo gestionan su trabajo los directivos y profesionales en España señalan que la eficacia puntúa sensiblemente por debajo de sus homólogos europeos o norteamericanos. Se trabaja más horas, pero no se consigue una traducción en incrementos de productividad.

Por esta razón, es de vital importancia realizar una formación específica y adaptada a las necesidades de las empresas en esta área competencial, que ayude a la propia empresa y sus profesionales y directivos a incrementar la productividad y ser más competitivos. Leer más

Por qué no somos tan productivos como nos gusta creer

Seguro que consideras que eres un buen profesional y, desde luego, es fácil que así sea. No tengo ninguna duda de que tus capacidades y tus competencias son las adecuadas y, tal vez, más que suficientes para el puesto de trabajo que ocupas, pero, ¿son tus resultados y tu productividad los que deseas?

Estoy seguro de que trabajas muy duro, de que dentro de tu cabeza ronda siempre la idea de hacer más; te gustaría poder resolver más rápidamente las cosas pendientes de hacer, y tampoco tengo duda de que, a menudo, te quedas haciendo horas extras para poder reducir tu excesiva carga de trabajo, pero, ¿piensas que todo esto significa realmente que tu productividad esté siendo la adecuada? Leer más

Cinco ideas para que tu relación con el correo electrónico no reduzca tu productividad

El correo electrónico, así como las interrupciones y las reuniones improductivas, pueden llegar a convertirse en los grandes saboteadores de tu productividad. Por término medio, se puede afirmar que cualquier trabajador del conocimiento dedica, de media diaria, cerca de dos horas a recibir y enviar emails; sufre aproximadamente 60 interrupciones por cada jornada laboral y dedica alrededor de 30 horas al mes a asistir a reuniones improductivas. Basta con acumular toda la negatividad con que nos afectan estos factores para que, cualquiera que los sufra, empiece a tomar conciencia de cómo afectan a su productividad y a su rendimiento. Leer más

Cuidado con la planificación para gestionar tu tiempo. Hoy resulta muy difícil, si no imposible, de cumplir

Hay personas perseverantes que tratan de gestionar su tiempo y, para ello, se esfuerzan en planificar sus futuras tareas pensando, a mi entender erróneamente, que de este modo obtienen el control sobre lo que piensan y quieren hacer próximamente o, incluso, en un futuro relativamente cercano. Es decir, su intención es anticipar la decisión sobre lo que quieren hacer para tratar de fijar el cuándo.

Tradicionalmente, al planificar se realiza un ejercicio en que, tras pensar sobre algunos trabajos pendientes, algunas personas tratan de ajustarlos a base de situarlos dentro de un calendario o una agenda de manera aleatoria con horas, días, incluso semanas de antelación, y siempre pensando ingenuamente que, cuando llegue ese momento, trabajarán sobre ellos para completarlos. También se tiende a hacer mediante la idea de elegir uno, dos, tres, o cuatro trabajos, seguramente importantes, con un propósito parecido consistente en tratar de hacerlos al día siguiente. Los más optimistas incluso los fijan ya, para completarlos a primera hora de la mañana. Leer más