Entradas

Decir que sí a todo en tu trabajo puede significar decirte no a ti mismo

Tener la suficiente claridad sobre nuestras prioridades para poder elegir con objetividad la tarea a la que debemos dedicar, en cada momento, nuestra atención es algo esencial para la productividad y los buenos resultados de cualquier profesional.

En realidad, esta idílica situación de tener muy claro lo que de verdad es importante no siempre se da. Pero aun en el caso de que sí se dé, se corre el peligro de estar saturado por un montón de compromisos que se han aceptado sin haber pensado, con propiedad y lucidez, sobre su verdadera repercusión. Leer más

Seminario ¡Controla mejor tu día! Técnicas para mejorar la efectividad y productividad en tu puesto de trabajo

Introducción

Diversos estudios realizados sobre cómo gestionan su trabajo los directivos y profesionales en España señalan que la eficacia puntúa sensiblemente por debajo de sus homólogos europeos o norteamericanos. Se trabaja más horas, pero no se consigue una traducción en incrementos de productividad.

Por esta razón, es de vital importancia realizar una formación específica y adaptada a las necesidades de las empresas en esta área competencial, que ayude a la propia empresa y sus profesionales y directivos a incrementar la productividad y ser más competitivos. Leer más

La toma de decisiones te cansa, te quema y, por tanto, te afecta. Cómo lo puedes solucionar

La toma de decisiones fatiga tu mente y, evidentemente, ese cansancio afecta a tu productividad y también a tu vida. La materia gris de los humanos es capaz de muchas cosas, incluso algunas de ellas verdaderamente increíbles y maravillosas, pero sus habilidades y sus capacidades no son ilimitadas. Cuando el cerebro ejerce su función ejecutiva para tomar decisiones, algo que todos hacemos todos los días y de manera casi constante, usa un recurso que tiene una capacidad limitada.

Suponte que, tras un largo día de trabajo, estando ya en tu casa, tienes que decidir qué ropa ponerte mañana para una importante entrevista con un nuevo cliente. Sin embargo, tener que elegir entre todo lo que tienes en el armario te resulta insoportable, de modo que es muy probable que termines tomando una mala decisión o postergándola hasta el día siguiente. Pero, ¿qué te ocurre?, ¿qué es lo que te pasa?, ¿por qué una cosa tan sencilla se ha convertido en algo que rechazas? Leer más

Dos conceptos fundamentales para tu productividad: las tareas y los proyectos

Una idea que me parece fundamental para aumentar la productividad de los trabajadores del conocimiento en la actualidad, consiste en tener muy clara la diferencia entre dos conceptos muy presentes en el día a día de cada uno de estos profesionales: la tarea y el proyecto.

A mi entender, es tan importante conocer con claridad el significado de cada uno de estos conceptos, saber distinguir entre uno y otro, que en mis seminarios dedico a su explicación todo el tiempo necesario hasta que ambos conceptos quedan muy claros.

Es imprescindible diferenciarlos porque, ambos se te van a ir presentado o te van a ir apareciendo reiteradamente a lo largo del día. Bien porque te puedan llegar a través del e-mail, o del teléfono, o por ser ideas que se te pueden ocurrir, o cosas que te pueden pedir tus compañeros o tus clientes, entre otros. Incluso tu ámbito personal, entre tus responsabilidades no estrictamente laborales, también será origen de muchas de estas tareas y proyectos, tales como desde tu pareja, de tus hijos, amigos, familiares… Y aquí también el origen podría estar en tu propia cabeza.

No es sobre las ideas. Sino hacer que éstas se vuelvan realidad” Scott Belsky. Leer más

Tu smarphone podría convertirse en el arma de destrucción masiva de tu productividad

Tu smarphone se puede volver contra ti si, de lo que hablamos, es de tu productividad personal. Aunque esas portentosas máquinas, comparables a ordenadores de última generación, te ayudan a estar en contacto con tus compañeros, con tus clientes, con tu familia y amigos, a consultar tu correo electrónico estés donde estés e, incluso, te pueden ayudar a realizar tareas urgentes sin estar sentado en tu mesa de trabajo, la cruda realidad es que se ha vuelto un enemigo declarado de la productividad, del descanso, de la intimidad a veces, de muchas personas.

Hace ya unos años se achacaba al café el supuesto bajo rendimiento de los trabajadores: se culpaba a esas reuniones, a veces semiclandestinas, junto a la máquina expendedora, donde se aprovechaban esos momentos de asueto para relajarse unos minutos, hablar con los compañeros y desconectar del trabajo. Muchos jefes no entendían que, tras esos descansos, se podía producir un reseteo en la cabeza de las personas que les ayudaba a retomar el trabajo con mayor ímpetu, lo que convertía este acto del descanso para el café en provechoso e, incluso, productivo. Leer más