Estar en la zona, la mejor manera para trabajar. ¿Qué haces para llegar a tu zona?

Imagínate un día en el estadio de futbol de tu equipo favorito, viendo un partido contra el rival de toda la vida: el partido es aburrido, los dos equipos juegan a la defensiva y tú te distraes más hablando con el de al lado, con el que está más arriba,  o discutiendo con el seguidor del equipo contrario que está cerca de ti, que con el partido. Dejas de mirar al césped y te distraes comiendo tu bocadillo; piensas: otro día traeré tortilla en vez de embutido. Han pitado una falta, pero ni te has enterado de lo que ha pasado. Estás en el partido y en un montón de lugares diferentes a la vez.

De repente, en un contraataque, dos delanteros de tu equipo se plantan ante la portería contraria. Tu atención se dispara, ya no existe el bocadillo, no oyes el rugido de los seguidores. Ha desaparecido todo para ti, sólo existe la jugada y lo único que centra tu atención es el balón. En un instante y sin darte cuenta has entrado en tu zona.  Leer más

Y a ti ¿cómo te puede ayudar el ejercicio físico en tu productividad?

Todavía no ha salido el sol, llueve y hace frio. Aquí estoy, en el portal de mi casa pensando si me decido por una ducha fría (evidentemente en la calle), si salgo a correr mi hora diaria o decido subirme a casa y ducharme tranquilamente con agua caliente. Al final como sé que me recompensa, salgo decidido a la calle tras haber hecho mis estiramientos matutinos en el portal. Leer más