La productividad se basa en hábitos; unas claves para lograr la constancia necesaria en adquirirlos o modificarlos

Que la productividad y los hábitos van estrechamente relacionados no creo que a estas alturas suene a novedad. Las técnicas o los pasos que hay que aprender para practicar un método de productividad, en cualquier caso, son muy sencillos.

La verdadera dificultad radica en adquirir los hábitos necesarios que automaticen la conducta de una persona ante determinados estímulos porque, si lo consigue, podrá transitar por un buen y productivo camino, ése que le facultará para gestionar correctamente su trabajo e, incluso, su vida. Leer más

La tranquilidad y la serenidad, dos aspectos importantes en el trabajo

Una persona tranquila y serena, mientras trabaja, muy probablemente no se tome como razones para agobiarse los problemas que le puedan presentar sus clientes, proveedores, compañeros o jefes. Por el contrario, aprovechará cada una de estas situaciones, negativas según otras personas, para analizarlas con la calma y serenidad y tratar de resolverlas del modo más satisfactorio. También aprovechará cada nueva situación para aprender, acumular experiencia, crecer, desarrollarse como profesional y, seguramente, también como persona. Leer más

Trabajar en exceso: una mala decisión para tu productividad

El trabajo, al ser una actividad que demanda esfuerzo tanto físico como mental, requiere de un necesario descanso reparador que permita recuperar las fuerzas invertidas en él. La falta de reposo e, incluso, la falta de ocio, acaban afectando a cualquiera y, como consecuencia, terminarán perjudicando su productividad y resultados. Leer más

Los profesionales pasan gran parte de su trabajo en modo multitarea, y eso perjudica su productividad

Dejar el móvil encendido encima de la mesa o tener el gestor del correo electrónico abierto durante el trabajo puede ser muy malo para tu productividad o para la de cualquier profesional. Estos elementos, así como algunos otros, tienen la capacidad de distraer a cualquiera. Cuando esto te ocurra tu cerebro pasará de una tarea a otra sin descanso, lo que acabará repercutiendo negativamente en tu trabajo. Leer más

Por qué nos cuesta tanto trabajar en el trabajo

Hay una cuestión que debería preocupar a quienquiera que sea propietario, dirigente o líder de una empresa o de cualquier organización: deberían de reflexionar seriamente acerca de si la productividad de sus empleados, incluida la propia, es la más adecuada para que, en cuanto identificasen o sospechasen de cualquier desviación negativa en este aspecto, tratasen de comprobar por qué les cuesta tanto trabajar en el trabajo y, por tanto, conseguir unos resultados adecuados. Leer más