Entradas

La toma de decisiones te cansa, te quema y, por tanto, te afecta. Cómo lo puedes solucionar

La toma de decisiones fatiga tu mente y, evidentemente, ese cansancio afecta a tu productividad y también a tu vida. La materia gris de los humanos es capaz de muchas cosas, incluso algunas de ellas verdaderamente increíbles y maravillosas, pero sus habilidades y sus capacidades no son ilimitadas. Cuando el cerebro ejerce su función ejecutiva para tomar decisiones, algo que todos hacemos todos los días y de manera casi constante, usa un recurso que tiene una capacidad limitada.

Suponte que, tras un largo día de trabajo, estando ya en tu casa, tienes que decidir qué ropa ponerte mañana para una importante entrevista con un nuevo cliente. Sin embargo, tener que elegir entre todo lo que tienes en el armario te resulta insoportable, de modo que es muy probable que termines tomando una mala decisión o postergándola hasta el día siguiente. Pero, ¿qué te ocurre?, ¿qué es lo que te pasa?, ¿por qué una cosa tan sencilla se ha convertido en algo que rechazas? Leer más

¿Seguro que es tan urgente eso que me pides?

Urgente, urgente, urgente. Esta es una de las palabras más oídas por cantidad de profesionales cada día. A su vez, y por el efecto paralizante que tiene sobre el trabajo de cada uno, añade, además, una nefasta consecuencia sobre la productividad y efectividad de muchas personas, de demasiadas diría yo.

Por algo urgente, entendemos una circunstancia que ocasiona que determinada actividad o tarea, haya de ser atendida de una manera especial, con un trato distinto de lo que sería habitual en circunstancias normales. Además, conlleva otra característica que le aporta un plus adicional al calificativo de nefasta, y es la premura, la necesidad de llevarla a cabo en el menor tiempo posible.

Desgraciadamente, debido al ritmo con el que se desarrollan a día de hoy las cosas, es muy habitual que todo o casi todo sea considerado como urgente, si es que no es calificado como muy urgente o algo que se necesita para ayer. Leer más

TENEMOS QUE ADELGAZAR DE COMPROMISOS Y DE COSAS POR HACER

El mundo se mueve rápido, todo nuestro entorno también y cada vez más rápido. Todo cambia velozmente. Estamos inmersos en un mundo de tentaciones, interrupciones y urgencias.

Demasiada tecnología, demasiada información, demasiadas cosas por comprender, en las que pensar, a las que reaccionar y al final, demasiadas cosas por hacer.

Tenemos que ir deprisa, por lo menos, tratamos de ir a la misma velocidad que nuestro entorno. Leer más

¿POR QUÉ NO CONSIGUES TUS OBJETIVOS? POR FALTA DE PERSPECTIVA Y PRODUCTIVIDAD

La principal causa de no conseguir unos objetivos, parece obvia y que no extrañe a nadie que las mencione, es porque no nos lo planteamos. Es triste pero sucede en muchas empresas, sin duda en demasiadas.

Tampoco llegan a conseguirlo empresas, donde sí existe una política de objetivos clara, bien diseñada y definida. Lo que sucede es que, según vamos descendiendo en el organigrama, esos objetivos se diluyen.   Leer más