Entradas

¿Cómo está tu capacidad de concentración?

La tecnología y sus incesantes avances están acelerando el progreso de la humanidad de muchas formas; entre ellas, modificando sustancialmente el trabajo del conocimiento. Ha conseguido que cualquiera que trabaje en esa área se sienta ahogado ante la continua y torrencial lluvia de correos electrónicos, reuniones, avisos y mensajes que se entrometen constantemente en su vida, convirtiéndola en un continuo flujo de ruido y distracciones que termina afectando a demasiados aspectos del comportamiento.

Pienso, que ya va siendo hora de que nos preguntemos si realmente somos capaces de soportar, procesar y asimilar el enorme volumen de información, de estímulos y de ruido que constantemente llega, y que produce que la atención cambie de foco con la suficiente frecuencia como para que afecte negativamente. Leer más

Por qué no logramos una correcta gestión del tiempo para poder llevar a cabo nuestras prioridades

No sé si en tu caso estarás entre esos profesionales que se sienten incapaces de gestionar su tiempo productivamente. Y, tampoco sé si estarás entre los que achacáis esa circunstancia a que tenéis demasiados ingredientes en vuestro plato y a que, por más que hacéis, no sois a ser capaces de digerir todas y cada una de esas cosas que tenéis pendientes; lo que, por consiguiente, os obliga a dejar de ocuparos de las que son vuestras verdaderas prioridades porque no podéis con todo.

Esta sensación que describo es una realidad palpable entre lo que se conoce como un trabajador del conocimiento. Siempre que me encuentro ante un caso de éstos, y más temprano que tarde, terminan saliendo una serie de cuestiones que, en mi opinión, son muy importantes. Leer más

Un estrés moderado y controlado puede ser beneficioso para tu productividad

Si atendemos a las estadísticas publicadas por numerosos centros de referencia en materia de estrés, se encuentra junto al tabaquismo, el alcohol y la vida sedentaria, entre los principales factores de riesgo para la salud, en esta era del trabajo V.U.C.A. que nos ha tocado vivir.

Según cuenta David Allen, autor del método GTD “Getting Things Done”, en sus obras publicadas, el estrés que sufre la mayoría de los trabajadores del conocimiento se debe a la mala gestión de los numerosos compromisos que estas personas aceptan. Cada vez que se dice que “sí” a algo que llega, se está adquiriendo un compromiso, y su acumulación, añadida a la falta de capacidad para controlarlos sin ayuda de una gestión externa a la mente, es una de las mayores fuentes del estrés que padecen las personas en la actualidad. Leer más

Vivir en un mundo VUCA, ¿cómo afecta a tu trabajo?, ¿qué vas a tener que cambiar para adaptarte a él?

Cada vez se escucha más la palabra VUCA cuando nos referimos al mundo del trabajo del conocimiento; se trata  del acrónimo de un anglicismo que viene a significar: (Volatility, Uncertainty, Complexity, Ambiguity).  Si lo traducimos al español sería: volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad.

A poco que pensemos en el trabajo tal como en la actualidad se desarrolla, nos daremos cuenta de que esas cuatro palabras definen con bastante precisión la forma que, desde hace relativamente pocos años, ha adoptado el trabajo del conocimiento.

Hoy en día, en el trabajo diario de casi cualquier persona,  las prioridades, las cosas a las que deberíamos prestar nuestra atención, cambian mucho más rápido y con una frecuencia que nos abruma.  Esto acarrea situaciones de falta de asimilación e inadecuada respuesta  a estos constantes cambios en nuestras obligaciones y compromisos. Leer más

Razones para superar el miedo al cambio si queremos mejorar nuestra productividad

Todo cambio produce miedo y en muchas ocasiones incluso también vértigo. Si queremos mejorar nuestra productividad tendremos que hacer cambios o de lo contrario seguiremos como hasta ahora. Los tiempos cambian, pero las personas somos conservadoras, al menos  cuando se trata de hacer cambios en nuestra vida.

Hoy día todo cambia y evoluciona muy rápido, de ahí que la comodidad en la que viven muchas personas  genere brechas y rechazos que en ocasiones son insalvables, y que condenan a las empresas y modelos de negocio a la mediocridad. En gran medida, esta sensación de rechazo que nos produce todo cambio vienen dados por varios factores: el miedo a lo desconocido, el miedo a equivocarnos y no saber las consecuencias de ello o, incluso,   el miedo a hacer algo incorrecto. Al final toda inacción la justificamos pensando en la repetida frase de: “es que aquí siempre se ha hecho así”. Leer más