Entradas

Cinco ideas para que tu relación con el correo electrónico no reduzca tu productividad

El correo electrónico, así como las interrupciones y las reuniones improductivas, pueden llegar a convertirse en los grandes saboteadores de tu productividad. Por término medio, se puede afirmar que cualquier trabajador del conocimiento dedica, de media diaria, cerca de dos horas a recibir y enviar emails; sufre aproximadamente 60 interrupciones por cada jornada laboral y dedica alrededor de 30 horas al mes a asistir a reuniones improductivas. Basta con acumular toda la negatividad con que nos afectan estos factores para que, cualquiera que los sufra, empiece a tomar conciencia de cómo afectan a su productividad y a su rendimiento. Leer más

¿Tienes muchos problemas que resolver en tu trabajo, o tu problema es gestionarlos bien?

Tener problemas que resolver constantemente en tu trabajo no es algo extraño; es más, se podría decir que es la norma que, casi, impera hoy en día, en cualquier puesto de trabajo. Si te das cuenta de que el trabajo se te acumula y de que sientes que no puedes con todo, tal vez no se trate de que tengas muchos problemas sino de que, en realidad, tienes tan solo un problema; gestionar bien tu trabajo.

Cuando eres consciente de que el trabajo se te está acumulando porque no puedes dar salida a todo lo que te entra cada día, deberías preguntarte si el problema radica en tu propio trabajo o si, tal vez, deberías buscar su origen desde otro punto de vista. Leer más

Por qué durante el trabajo nuestra cabeza nos lleva por el camino equivocado sin que seamos conscientes de ello

Según una estadística que recientemente he leído y que, según parece, ha tratado de medir la productividad de más de 350.000 personas por todo el mundo, los resultados que refleja indican que los trabajadores dedican el 60% de su jornada a tareas poco relevantes.

Qué mal, ¿no…?

En mi opinión, las cifras podrían ser peores. La experiencia me dice que los profesionales, al menos los que yo conozco a través de mis seminarios y tutorías, pasan el día haciendo malabares entre múltiples tareas, están abrumados y estresados por todo lo que intuyen que no controlan y se les queda pendiente, y son conscientes de que muchas cosas importantes se quedan sin hacer porque están demasiado enfrascados en quitarse de encima el mayor número de cosas pequeñas. Y, además, porque saben que, tal y como están hoy en día las cosas, no les queda mucha oportunidad para fijarse ni grandes ni pequeños objetivos; ni tan siquiera para desarrollar ideas que podrían ser brillantes. Leer más

Decidir sobre tus correos electrónicos también te cansa. No los dejes para más tarde porque se te acumularán en la bandeja de entrada

A pesar de que hoy en día existen muchos servicios de mensajería instantánea, y de que algunos de ellos son verdaderamente muy populares, el correo electrónico sigue siendo el indiscutible medio de comunicación y de intercambio de ficheros en el ámbito empresarial.

Sí, este servicio, que empezó a popularizarse durante los años 90 del pasado siglo, ha ido creciendo y expandiéndose por todo el mundo de modo exponencial desde entonces y, según datos estimados, en el 2017, de media se enviaron 225.300 millones de correos al día. Para este año, se espera que la cifra de correos electrónico enviados llegue a alcanzar los 236.500 millones. Leer más

No aceptes monos que son de otros en tu cabeza porque acabarán distorsionando tu productividad

Al referirme a monos no estoy mencionando la idea del síndrome de abstinencia que suele padecer una persona cuando deja de consumir sustancias a las que es adicta como, por ejemplo, el que se sufre cuando se está intentando dejar de fumar.

Me refiero, más bien, a esa sensación interna que percibes debido a una actitud absolutamente reactiva y complaciente hacia los demás y sus necesidades, sensación que te lleva a sentirte desbordado por las circunstancias que te rodean.

Esta complacencia te puede llevar a ir asumiendo compromisos y tareas que, objetivamente, no te corresponden, pero que aceptas sin haber reflexionado lo suficiente antes de cargar con ellos, uno tras otro. Leer más