Entradas

¿Puede el tiempo libre llegar a ser un estímulo para el profesional?

La velocidad a la que vivimos hoy en día hace muy difícil encontrar un equilibrio a gusto de todos entre las horas de trabajo y el tiempo libre. Se trabaja, por lo general, muchas horas y, además, siempre está ahí latente la disponibilidad casi permanente de las personas más allá de su estricto horario laboral, por lo que la sensación de trabajo continuo y desmedido crece entre las personas de manera exponencial.

El problema ha alcanzado tal magnitud que desde hace ya unos cuantos años se viene utilizando el término workaholic. Mediante el uso de tal término inglés, se viene a denominar a la persona que, se comporta como adicta al trabajo, y se trata de crear con ella, cierta similitud con la dependencia del alcohol, o alcoholismo.

Hace ya unos años, en un estudio publicado en la revista Psicothema, se argumentaba acerca del peligro que significa para los profesionales trabajar más de 12 horas al día. Según este estudio, trabajar tantas horas es el camino directo a la adicción al trabajo. Para entonces, ya lo sufrían más del 8% de los españoles. Leer más

Objetivos: Cómo empezar cuando no sabes qué hacer

Sin objetivos claros es muy difícil saber qué hacer, cómo empezar, a qué dedicarle nuestro esfuerzo e, incluso, focalizarnos para trabajar de manera efectiva. Para conocer la calidad de nuestros objetivos, es muy importante preguntarnos si lo que estamos haciendo hoy nos acerca al lugar en el que queremos estar mañana.

El tema de los objetivos, incluso en los blogs de productividad, es algo recurrente durante estas fechas en que nos acercamos al final del año y en nuestra cabeza, mejor dicho, en algunas cabezas, porque en la de muchos ni tan siquiera sucede, empieza o continúa un “runrun” que nos hace pensar en lo que queremos conseguir o alcanzar en un futuro comprendido entre uno y dos años.

La frase con la que comienzo el artículo resulta un tanto curiosa, porque basta con cambiar el orden de un par de palabras para que adquiera diferente significado. Pero si pensamos con detenimiento sobre ello, podemos sorprendernos porque no son tan diferentes, al menos en cuanto a sus consecuencias. Veámoslo.

Si decimos: Cómo empezar cuando no sabes qué hacer. No es lo mismo que: Qué hacer cuando no sabes cómo empezar. En la primera frase no hay acción porque no hay objetivos. En la segunda, por el contrario, es muy probable que haya objetivos, pero sigue sin haber acción.

Un objetivo, una meta, un blanco, sirven para determinar la acción de hoy y obtener el resultado de mañana”. Peter Drucker Leer más

Nuestras creencias determinan nuestra actitud y éstas influyen en nuestra productividad y efectividad

No hay nada que determine e influya más en nuestra actitud, salvo los hábitos, que nuestras creencias. Y éstas  son el resultado de lo que vamos percibiendo y asumiendo como cierto a lo largo de nuestra vida.

En el momento en que nacemos, evidentemente, nuestro cerebro es como una piedra preciosa sin tallar y está libre de creencias. Es a través del paso del tiempo, al igual que los hábitos, como las vamos adquiriendo.

En este camino de tallar nuestro cerebro, empiezan a actuar nuestros padres; cuando a través de sus creencias nos van educando, los maestros siguen en la escuela, en nuestros estudios; antes o después nos influirán con las suyas nuestros amigos, la sociedad; incluso en el mundo laboral las adquirimos, pero tampoco debemos olvidar que nuestras experiencias también van dando forma y reforzando nuestras creencias.

Como consecuencia, los humanos somos como pensamos, pensamos como creemos y creemos como nos enseñaron  para, al final, actuar como somos, pensamos y creemos. Leer más

Trabajando desde casa también se puede ser productivo y efectivo

Los tiempos han cambiado y un trabajador del conocimiento puede ser, hoy en día, productivo y efectivo  trabajando desde su casa como si estuviera en su propio puesto de trabajo, en su empresa. Gracias a los avances informáticos y tecnológicos, cada vez más gente tiene la oportunidad de evitar desplazarse hasta “su trabajo” para cumplir con sus obligaciones laborales.

Parece ser que hoy, en España, esto lo realizan cerca de un 8% de los trabajadores. En Europa, también  en esta ocasión están por delante de nosotros ya que cerca de un 15% de los profesionales realiza sus tareas o parte de ellas desde su domicilio. Leer más

¿Logras mantener la concentración en tu trabajo, o tu mente vuela más que las moscas?

Lograr la concentración es alcanzar un estado mental absolutamente necesario para todo trabajador del conocimiento si quiere realizar bien, con calidad y en condiciones su trabajo. Todavía no me he encontrado ninguna persona, y ya llevo bastantes años dedicándome al mundo de la productividad personal, que no me haya afirmado de manera categórica y tajante que, para desarrollar, su trabajo no necesite en algún momento de su día  de una concentración plena en lo que está haciendo.

Todas estas personas que sienten y saben que necesitan concentrarse para su trabajo tienen un enemigo en común.  Son los continuos  estímulos que reciben del exterior y que no paran de llegar a lo largo del día, estemos donde estemos: en nuestro trabajo, en nuestra casa o disfrutando de nuestros aficiones, nos llegan. Leer más