Entradas

Debemos aprender a decir “no” para calmar nuestra vida y mejorar nuestra productividad

Saber decir que no a los demás y, así, poder fijar tus propios límites no resulta fácil, aunque sea algo fundamental para tu vida y para mejorar tu productividad. Sí, ya sé que es muy probable que hacerlo te ocasione ansiedad, malestar e, incluso, cierta sensación de estar defraudando a los demás e incumpliendo sus expectativas, pero deberás aprender a hacerlo si quieres mejorar tu efectividad. Te aseguro que, aunque te cueste creerlo, tus relaciones personales mejorarán y, sin duda, te sentirás mejor interiormente.

Seguro que conoces mi opinión, si me sigues en este blog, acerca de que tus creencias y también tus hábitos te pueden llevar por un camino poco aconsejable si lo que buscas de tu trabajo son unos resultados óptimos y adecuados. Si no sabes decir “no” transitas uno de estos caminos, y es probable que, si lo transitas con frecuencia, acabe siendo, si no uno de los peores, sí uno de tantos enemigos que amenazan tu productividad.

Analiza tu situación y tu manera de actuar. Cada vez que digas que sí a los demás, pregúntate en qué medida estás anteponiendo las necesidades o la satisfacción de otras personas a las tuyas. Cuestiónate si, en realidad, cada vez que actúas así, estás dejando de atender tus necesidades o tus prioridades para satisfacer las de otros; y aclara, en lo más profundo de tu persona, si estás perdiendo el control sobre tu vida y dejando de vivirla para atender o para vivir las de los demás. Leer más

No aceptes monos que son de otros en tu cabeza porque acabarán distorsionando tu productividad

Al referirme a monos no estoy mencionando la idea del síndrome de abstinencia que suele padecer una persona cuando deja de consumir sustancias a las que es adicta como, por ejemplo, el que se sufre cuando se está intentando dejar de fumar.

Me refiero, más bien, a esa sensación interna que percibes debido a una actitud absolutamente reactiva y complaciente hacia los demás y sus necesidades, sensación que te lleva a sentirte desbordado por las circunstancias que te rodean.

Esta complacencia te puede llevar a ir asumiendo compromisos y tareas que, objetivamente, no te corresponden, pero que aceptas sin haber reflexionado lo suficiente antes de cargar con ellos, uno tras otro. Leer más

Productividad analógica o digital ¿qué herramientas uso, lápiz y papel o tecnología?

Cuando una persona reconoce o decide que debe de mejorar su productividad y se da cuenta de que debe hacer cambios en el modo de gestionar su vida y su trabajo, enseguida identificará que necesita echar mano de determinadas herramientas que le permitan y le ayuden a hacerlo bien.

Para ser verdaderamente productivo, desde mi punto de vista tienes que lograr llevar a cabo las cosas que tienes que hacer, pero sobre todo, -y ojo con esto, que es muy importante-, realizarlas o completarlas cuando has de hacerlo. Dicho en otras palabras, y si me sigues en este blog me lo habrás leído en más de una ocasión, que has de hacer las cosas cuando son necesarias en vez de cuando ya son desesperadamente necesarias.

Haz tu trabajo con todo tu corazón y tendrás éxito, hay muy poca competencia” Richard Bach. Leer más

Reflexiones: ¿Le dedicas la atención que te gustaría a tus Tareas Clave o a tus Tareas más Importantes?

En las dos últimas publicaciones de este blog he intentado explicar los diferentes tipos de tareas a las que puedes dedicar tu atención a lo largo de tu día, bien sea durante tu trabajo o durante el resto de tu jornada. Te hablé en uno de esos artículos de las Tareas Clave y de las Tareas Repetitivas, y en el otro de las Tareas Menores y también de las Tareas Basura.

Una vez aclarada la diferente naturaleza que pueden tener las acciones que llevas a cabo a lo largo del día, me parece fundamental lanzarte al aire una serie de cuestiones con la única intención de que medites sobre a qué tipo de tareas dedicas especialmente tu atención aunque, si es posible, también para que saques alguna conclusión sobre ello y sus consecuencias.

Tal vez a más de uno de vosotros os incomode este interrogatorio, pero como creo que toda solución a un problema ha de incorporar, como paso previo, la identificación de las causas, las hago con la clara intención de que tú identifiques las tuyas. Leer más

La importancia de que gestiones bien tus Tareas más Importantes o Tareas Clave, así como tus Tareas Repetitivas

En el artículo anterior y recientemente publicado en este blog, artículo que puedes leer aquí, se hacía una introducción sobre la importancia de conocer a la perfección la naturaleza de cada una de las tareas que aparecen por tu horizonte.

Hablaba en él de que puedes encuadrarlas todas dentro de cuatro tipos diferentes y que, si lo haces así, te será más fácil elegir con efectividad tu próxima tarea a realizar. Por otra parte, esto último es fundamental e imprescindible para tu productividad.

Te hablaba de las Tareas Basura (TB) y de las Tareas Menores (TM), y ahora toca explicar las importantes. Unas lo son porque es necesario hacerlas a pesar, por lo general, de su bajo impacto en nuestros planes; me refiero a las Tareas Repetitivas (TR). Y las otras también lo son como nos indica su denominación; se trata de las Tareas más Importantes (TMI) o Tareas Clave (TC); éstas son las que, de verdad, tienen una huella positiva y, si las completas, te harán avanzar en tus proyectos y, lograrás, al hacerlas, que tu trabajo sea más productivo. Leer más