Entradas

La toma de decisiones te cansa, te quema y, por tanto, te afecta. Cómo lo puedes solucionar

La toma de decisiones fatiga tu mente y, evidentemente, ese cansancio afecta a tu productividad y también a tu vida. La materia gris de los humanos es capaz de muchas cosas, incluso algunas de ellas verdaderamente increíbles y maravillosas, pero sus habilidades y sus capacidades no son ilimitadas. Cuando el cerebro ejerce su función ejecutiva para tomar decisiones, algo que todos hacemos todos los días y de manera casi constante, usa un recurso que tiene una capacidad limitada.

Suponte que, tras un largo día de trabajo, estando ya en tu casa, tienes que decidir qué ropa ponerte mañana para una importante entrevista con un nuevo cliente. Sin embargo, tener que elegir entre todo lo que tienes en el armario te resulta insoportable, de modo que es muy probable que termines tomando una mala decisión o postergándola hasta el día siguiente. Pero, ¿qué te ocurre?, ¿qué es lo que te pasa?, ¿por qué una cosa tan sencilla se ha convertido en algo que rechazas? Leer más

Es fundamental para tu productividad aprender a delegar con eficacia parte de tus compromisos 2ª parte, cómo y para qué lo debes hacer

Como continuación del artículo anterior, en éste vamos a ver que pautas debes de tener en cuenta para llevarla a cabo y repasaremos, también, algunos de los beneficios que puedes obtener si se lleva a la práctica bien y con eficacia.

Para encomendar a otro la realización de algo es necesario darle autonomía, empoderarlo y transmitirle, además, la necesaria responsabilidad para llevarla a cabo. Paradójicamente, a pesar de que, al delegar, trasladas tu responsabilidad de realizar la tarea a otra persona, la tuya no desaparece, sino que la conservas en cuanto que debes asegurarte de que las funciones que has delegado se desempeñan correctamente. Leer más

Es fundamental para tu productividad aprender a delegar con eficacia parte de tus compromisos. 1ª parte, por qué no lo haces

Es muy habitual hoy en día escuchar quejas reiteradas sobre que hay falta de tiempo para hacer todo lo que se tiene pendiente. Curiosamente, también es muy frecuente que esas mismas personas que se quejan se resistan a delegar parte de los trabajos que tienen incompletos buscando una solución.

Para ir reduciendo todo lo pendiente de hacer, sólo existen tres posibilidades: la primera, muy evidente, hacer las cosas que se puedan. La segunda, no muy aconsejable aunque muy practicada, consiste en meter en “el saco del olvido” algunas cosas esperando que desaparezcan o se solucionen por sí mismas. La última, tal vez la que más cuesta practicar, consiste en delegar parte de esos trabajos en otras personas para que éstas las lleven a cabo. Leer más

Los profesionales incompetentes son poco productivos, ¿conoces alguno?

La incompetencia de los profesionales está directamente relacionada con su productividad y, tal vez, no sería descabellado señalar que es un fenómeno más abundante de lo que realmente sería aconsejable en cualquier empresa.  Es también evidente que provoca muchos descontentos, muchas envidias, muchas situaciones problemáticas y, sobre todo, abultadas pérdidas a las cuentas de resultados de las organizaciones; las personas incompetentes no son rentables.

Entonces, ¿por qué muchas de estas organizaciones permiten que estos individuos capeen a sus anchas y se les mantiene en sus puestos, a pesar de todo? Lo digo porque se conoce ampliamente que la incompetencia lleva hacia el camino de peores resultados y, más aún, se sabe que una adecuada productividad resulta imprescindible para todo buen desempeño y para alcanzar con efectividad los objetivos propuestos. Entonces, ¿por qué? Leer más

Hay que dejar de trabajar para ser productivos

¿A que te parece una contradicción? Sin embargo, es una realidad; si quieres que tu productividad sea la adecuada debes saber cuándo dejar de trabajar; que puedas descansar y recuperarte del desgaste sufrido por las actividades que desarrollas durante tu jornada, bien sea en tu empresa, en tu casa o en el lugar donde las desarrolles, es la finalidad.

De la misma forma en que la mayoría de tus hábitos en el trabajo tienen un impacto importante sobre tu productividad diaria, el descanso que te permitiría trabajar de manera efectiva ha de convertirse en otro hábito necesario e igual de importante que toda la atención y el esfuerzo que dedicas a terminar tus cosas. Leer más