Entradas

¿Cómo está tu capacidad de concentración?

La tecnología y sus incesantes avances están acelerando el progreso de la humanidad de muchas formas; entre ellas, modificando sustancialmente el trabajo del conocimiento. Ha conseguido que cualquiera que trabaje en esa área se sienta ahogado ante la continua y torrencial lluvia de correos electrónicos, reuniones, avisos y mensajes que se entrometen constantemente en su vida, convirtiéndola en un continuo flujo de ruido y distracciones que termina afectando a demasiados aspectos del comportamiento.

Pienso, que ya va siendo hora de que nos preguntemos si realmente somos capaces de soportar, procesar y asimilar el enorme volumen de información, de estímulos y de ruido que constantemente llega, y que produce que la atención cambie de foco con la suficiente frecuencia como para que afecte negativamente. Leer más

Unos consejos para controlar el estrés que te pueda ocasionar el trabajo

El estrés laboral o profesional es uno de los mayores enemigos de la productividad, del rendimiento, incluso de las buenas relaciones entre compañeros y colegas pero, sobre todo, es un gran enemigo de la salud. Para evitarlo, o tratar de que te afecte lo menos posible, deberías de conocer a tu enemigo y, al menos, identificar las principales razones por las que éste puede aparecer en tu vida.

El estrés que puedes sufrir en tu trabajo, que es el que en este blog nos interesa, es un tipo de estrés propio de las sociedades industrializadas y es un problema que se viene agravando, y extendiendo, año tras año. Leer más

Cinco ideas para que tu relación con el correo electrónico no reduzca tu productividad

El correo electrónico, así como las interrupciones y las reuniones improductivas, pueden llegar a convertirse en los grandes saboteadores de tu productividad. Por término medio, se puede afirmar que cualquier trabajador del conocimiento dedica, de media diaria, cerca de dos horas a recibir y enviar emails; sufre aproximadamente 60 interrupciones por cada jornada laboral y dedica alrededor de 30 horas al mes a asistir a reuniones improductivas. Basta con acumular toda la negatividad con que nos afectan estos factores para que, cualquiera que los sufra, empiece a tomar conciencia de cómo afectan a su productividad y a su rendimiento. Leer más

Unos consejos para mejorar tu productividad y tu ambiente de trabajo

La insatisfacción laboral y el ambiente en el que se desarrolla tu trabajo están directamente relacionados con tu productividad. Es muy probable que si, por la razón que sea, no estás contento de tu trabajo, o si éste se desarrolla en un ambiente poco favorable, tu productividad y tus resultados se vean resentidos.

Esta insatisfacción puede ser, por ejemplo, como consecuencia de o bien el resultado de malas relaciones con jefes y compañeros, o de un ambiente de poco propenso, o de inconformidad por no tener una buena remuneración, o de no sentirte debidamente valorado o, incluso, por tener que llevar los problemas del trabajo a casa o de casa al trabajo.

Las empresas o las organizaciones, sin duda, tienen en todo esto gran parte de responsabilidad. Es de su competencia ser capaces de crear buenas prácticas, buen ambiente y poner en marcha políticas que promuevan la formación de un buen grupo laboral. Leer más

Dos conceptos fundamentales para tu productividad: las tareas y los proyectos

Una idea que me parece fundamental para aumentar la productividad de los trabajadores del conocimiento en la actualidad, consiste en tener muy clara la diferencia entre dos conceptos muy presentes en el día a día de cada uno de estos profesionales: la tarea y el proyecto.

A mi entender, es tan importante conocer con claridad el significado de cada uno de estos conceptos, saber distinguir entre uno y otro, que en mis seminarios dedico a su explicación todo el tiempo necesario hasta que ambos conceptos quedan muy claros.

Es imprescindible diferenciarlos porque, ambos se te van a ir presentado o te van a ir apareciendo reiteradamente a lo largo del día. Bien porque te puedan llegar a través del e-mail, o del teléfono, o por ser ideas que se te pueden ocurrir, o cosas que te pueden pedir tus compañeros o tus clientes, entre otros. Incluso tu ámbito personal, entre tus responsabilidades no estrictamente laborales, también será origen de muchas de estas tareas y proyectos, tales como desde tu pareja, de tus hijos, amigos, familiares… Y aquí también el origen podría estar en tu propia cabeza.

No es sobre las ideas. Sino hacer que éstas se vuelvan realidad” Scott Belsky. Leer más