Entradas

El e-mail también hay que saber usarlo, pero nadie nos ha enseñado a hacerlo correctamente

El correo electrónico, también conocido como e-mail​ o email,​ es un servicio extendido a nivel mundial, que permite a los usuarios enviar y recibir mensajes mediante redes de comunicación electrónica.

El término de correo electrónico proviene de la analogía con el, hoy prácticamente desbancado, correo postal; ambos nos sirven para enviar y recibir escritos y mensajes y, tanto en uno como en otro, se utilizan unos buzones intermedios, en el electrónico denominados servidores de correo. Por medio del correo electrónico se puede remitir no solamente texto, sino que, en la actualidad, se envían todo tipo de archivos digitales.

Desde el inicio de su expansión por todo el mundo, hacia mediados de los años 90 del siglo pasado, el e-mail ha ido transformando paulatinamente nuestro trabajo hasta pasar a ser, en la actualidad, una forma de comunicación imprescindible para la mayoría de los profesionales en cualquier lugar de este planeta. Pero su propagación ha crecido de tal forma que se ha introducido, y de manera relevante, también en nuestra vida privada. Leer más

Tu smarphone podría convertirse en el arma de destrucción masiva de tu productividad

Tu smarphone se puede volver contra ti si, de lo que hablamos, es de tu productividad personal. Aunque esas portentosas máquinas, comparables a ordenadores de última generación, te ayudan a estar en contacto con tus compañeros, con tus clientes, con tu familia y amigos, a consultar tu correo electrónico estés donde estés e, incluso, te pueden ayudar a realizar tareas urgentes sin estar sentado en tu mesa de trabajo, la cruda realidad es que se ha vuelto un enemigo declarado de la productividad, del descanso, de la intimidad a veces, de muchas personas.

Hace ya unos años se achacaba al café el supuesto bajo rendimiento de los trabajadores: se culpaba a esas reuniones, a veces semiclandestinas, junto a la máquina expendedora, donde se aprovechaban esos momentos de asueto para relajarse unos minutos, hablar con los compañeros y desconectar del trabajo. Muchos jefes no entendían que, tras esos descansos, se podía producir un reseteo en la cabeza de las personas que les ayudaba a retomar el trabajo con mayor ímpetu, lo que convertía este acto del descanso para el café en provechoso e, incluso, productivo. Leer más

Por qué debemos confeccionar listas de tareas

¿Son las listas de tareas algo imprescindible para mejorar la productividad y poder trabajar sin estrés?

Esta pregunta deberían hacérsela todas aquellas personas que, sintiendo algún tipo de inquietud en este sentido,  o buscando dar un giro a una situación que les aboca a estrellarse todos los días contra compromisos que llegan y no controlan, comprenden que es necesario cambiar,  y no  simplemente para mejorar resultados, sino también para  dar una solución real y definitiva a su forma de gestionar el trabajo, no en balde  han caído en la cuenta de que tanto su salud como sus relaciones personales y profesionales  empiezan a correr, ya, cierto peligro.

La respuesta a esta pregunta, por lo tanto, debería ser un “sí” rotundo, no tanto por la cantidad y calidad de elementos que contenga esa posible lista, sino por las consecuencias favorables que acarrea su confección, tanto para nuestra psique, como para que podamos elegir con éxito nuestra próxima tarea. Leer más

El método Kanban es un buen modo de gestionar tus proyectos

Aunque ya he definido y acotado el significado del término “Proyecto” con anterioridad en este blog de productividad, no creo pecar de insistente por hacerlo de nuevo. Detrás de esa palabra se esconde un resultado que se espera o se desea alcanzar de modo que, para lograrlo, se deberán de llevar a cabo más de una acción o tarea.

No hace falta tener demasiada imaginación, ni demasiada visión para vislumbrar la profundidad de este concepto. Si nos fijamos en nuestros trabajos incompletos, en los correos electrónicos nos han entrado hace unas horas o unos días y que están pendientes de revisar, podríamos hacer un ejercicio mental sobre las cosas que tenemos aparcadas porque no vemos la manera de comenzarlas. Pensando en el concepto de proyecto, nos daríamos cuentan de que casi todas ellas entrarían dentro de su definición. Leer más

Asegúrate de tener buenas herramientas para capturar todas tus ocurrencias

Para capturar todo, debes de empezar a hacer sin dilación lo que sea necesario, a fin de que el hábito de recopilar todas las ideas, información, compromisos e incluso basura que pasen por tu cabeza, te resulte fácil y ameno. De lo contrario, es muy fácil fracasar en el intento, y que  no logres integrar entre tus hábitos vitales esta parte necesaria, imprescindible, incluso fundamental si de lo que se trata es de mejorar nuestra productividad y efectividad.

De todos los hábitos que hemos de trabajar para adquirir si queremos lograr esas mejoras, el de capturar es el más importante y el primero en  que habremos de centrar nuestra atención. Ya que significa el comienzo de una nueva forma de gestión de nuestros compromisos, de nuestro trabajo,  y de nuestra vida. Pero representa a su vez un gran desafío, ya que la mayoría de las personas no lo hacen aunque  deben de empezar por ahí. Sin él, es imposible que a continuación adquiramos los demás hábitos, con los que podremos llegar a la excelencia. Leer más