Entradas

Cómo dejar el trabajo en el trabajo

Hoy en día, muchas personas se toman el trabajo como una situación o como un estado del que difícilmente se pueden separar. En su mente, siempre hay un espacio de atención o de preocupación hacia él que los lleva a seguir atendiéndolo; y lo hacen, incluso, cuando están físicamente alejados de sus obligaciones laborales o cuando lo prudente sería desconectar para atender otros aspectos de su vida e, incluso, para poder descansar satisfactoriamente. Leer más

¿Cómo está tu capacidad de concentración?

La tecnología y sus incesantes avances están acelerando el progreso de la humanidad de muchas formas; entre ellas, modificando sustancialmente el trabajo del conocimiento. Ha conseguido que cualquiera que trabaje en esa área se sienta ahogado ante la continua y torrencial lluvia de correos electrónicos, reuniones, avisos y mensajes que se entrometen constantemente en su vida, convirtiéndola en un continuo flujo de ruido y distracciones que termina afectando a demasiados aspectos del comportamiento.

Pienso, que ya va siendo hora de que nos preguntemos si realmente somos capaces de soportar, procesar y asimilar el enorme volumen de información, de estímulos y de ruido que constantemente llega, y que produce que la atención cambie de foco con la suficiente frecuencia como para que afecte negativamente. Leer más

Rompamos algunos mitos sobre productividad

La productividad se está poniendo de moda. Sí, para muchas personas, incluso se está convirtiendo en una obsesión; sobre todo, para las que son conscientes de que algo les falla, no pueden gestionar adecuadamente todo su trabajo y necesitan buscar medidas para salir de esa situación.

Es muy normal recurrir a buscar soluciones allí donde la información es fácil y abundante. La cantidad de consejos, trucos, estrategias o métodos que se pueden encontrar en internet es simplemente asombrosa. Basta con teclear la palabra “productividad” en Google para que te dé esta respuesta: “Aproximadamente 51.900.000 resultados (0,40 segundos)Leer más

Desconectar y disfrutar de las vacaciones también forma parte del trabajo. Algunas ideas para lograrlo

Desconectar del trabajo y de las obligaciones profesionales no es algo fácil en la actualidad, pues estamos tan sobrecargados de compromisos por completar que, ni en los momentos de descanso, es posible olvidarse de ellos. Resulta demasiado fácil, y puede ocurrir recurrentemente, que la mente vuele para reencontrarse con las facturas, los proyectos, los clientes y los problemas cotidianos que se habían dejado supuestamente atrás, a pesar de que nos encontremos en la playa más paradisíaca, o en la montaña más hermosa, tratando de disfrutar de unas merecidas y reparadoras vacaciones.

Las rutinas diarias llegan a calar con tanta profundidad y el trabajo diario exige tal nivel de esfuerzo y dedicación, que la mente ha aprendido e, incluso, somatizado, vivir con los problemas laborales las 24 horas del día, lo que hace difícil, si no imposible en demasiados casos, la desconexión real con el trabajo y las obligaciones laborales. Leer más

Cinco ideas para que tu relación con el correo electrónico no reduzca tu productividad

El correo electrónico, así como las interrupciones y las reuniones improductivas, pueden llegar a convertirse en los grandes saboteadores de tu productividad. Por término medio, se puede afirmar que cualquier trabajador del conocimiento dedica, de media diaria, cerca de dos horas a recibir y enviar emails; sufre aproximadamente 60 interrupciones por cada jornada laboral y dedica alrededor de 30 horas al mes a asistir a reuniones improductivas. Basta con acumular toda la negatividad con que nos afectan estos factores para que, cualquiera que los sufra, empiece a tomar conciencia de cómo afectan a su productividad y a su rendimiento. Leer más