Entradas

La importancia de que gestiones bien tus Tareas más Importantes o Tareas Clave, así como tus Tareas Repetitivas

En el artículo anterior y recientemente publicado en este blog, artículo que puedes leer aquí, se hacía una introducción sobre la importancia de conocer a la perfección la naturaleza de cada una de las tareas que aparecen por tu horizonte.

Hablaba en él de que puedes encuadrarlas todas dentro de cuatro tipos diferentes y que, si lo haces así, te será más fácil elegir con efectividad tu próxima tarea a realizar. Por otra parte, esto último es fundamental e imprescindible para tu productividad.

Te hablaba de las Tareas Basura (TB) y de las Tareas Menores (TM), y ahora toca explicar las importantes. Unas lo son porque es necesario hacerlas a pesar, por lo general, de su bajo impacto en nuestros planes; me refiero a las Tareas Repetitivas (TR). Y las otras también lo son como nos indica su denominación; se trata de las Tareas más Importantes (TMI) o Tareas Clave (TC); éstas son las que, de verdad, tienen una huella positiva y, si las completas, te harán avanzar en tus proyectos y, lograrás, al hacerlas, que tu trabajo sea más productivo. Leer más

Si en productividad lo importante es gestionar bien nuestras tareas, veamos cuáles son los tipos que existen

A lo largo de los años que llevo publicando en este blog sobre productividad, he recomendado muchas técnicas e ideas con el fin de mejorar la efectividad de las personas que me leen y lo siguen.

Para mejorar la productividad, siempre he afirmado que es básico y fundamental gestionar correctamente todos los compromisos incompletos que se tengan. También he insistido en numerosas ocasiones en que, para mejorar tu productividad, el secreto estriba en administrar correctamente las tareas que tienes pendientes de realizar. Leer más

Razones por la que no alcanzas tus objetivos

Si tu idea fuera construir un cohete que te permitiera viajar hasta la Luna, casi con toda probabilidad tu objetivo acabaría siendo un estrepitoso fracaso. Sin duda alguna, que la NASA o, cualquiera de las otras organizaciones aeroespaciales que hay en nuestro planeta, tendrían, y tienen de hecho, muchas más posibilidades que tú para conseguir ese objetivo.

A todas las personas que, de modo individual, se propusieran ese mismo objetivo, les pasaría lo mismo. El error que se comete de forma recurrente en la mayoría de casos en que un objetivo fracasa, comienza en el momento de fijar esos objetivos, pues la mayoría de las personas se enfocan en el resultado en vez de en el proceso. Y el error estriba en que es este último (el proceso) el que, una vez analizado adecuadamente, ha de proporcionar las pistas necesarias y clarificadoras para saber si el objetivo es alcanzable. Leer más

Tu smarphone podría convertirse en el arma de destrucción masiva de tu productividad

Tu smarphone se puede volver contra ti si, de lo que hablamos, es de tu productividad personal. Aunque esas portentosas máquinas, comparables a ordenadores de última generación, te ayudan a estar en contacto con tus compañeros, con tus clientes, con tu familia y amigos, a consultar tu correo electrónico estés donde estés e, incluso, te pueden ayudar a realizar tareas urgentes sin estar sentado en tu mesa de trabajo, la cruda realidad es que se ha vuelto un enemigo declarado de la productividad, del descanso, de la intimidad a veces, de muchas personas.

Hace ya unos años se achacaba al café el supuesto bajo rendimiento de los trabajadores: se culpaba a esas reuniones, a veces semiclandestinas, junto a la máquina expendedora, donde se aprovechaban esos momentos de asueto para relajarse unos minutos, hablar con los compañeros y desconectar del trabajo. Muchos jefes no entendían que, tras esos descansos, se podía producir un reseteo en la cabeza de las personas que les ayudaba a retomar el trabajo con mayor ímpetu, lo que convertía este acto del descanso para el café en provechoso e, incluso, productivo. Leer más

Errores en los que puedo caer si quiero empezar a mejorar mi productividad

Uno de los principales propósitos de cualquier profesional que quiera ser productivo a la hora de cumplir con sus obligaciones profesionales, sin olvidar, evidentemente, el resto de compromisos que adquiere en los otros ámbitos de su vida es gestionar de modo efectivo su atención y su talento.

Es muy probable que una persona llegue a identificar la necesidad de hacer cambios porque se ha dado cuenta de que su vida transcurre, de manera habitual, a una velocidad superior a la adecuada y de que carece, además, de un rumbo bien definido y claro, lo que le lleva a dar continuos palos al aire sin lograr, tampoco, los resultados que le cabría esperar. Sin duda, puede que termine muchas de sus jornadas desmoralizado y desmotivado, porque siente que las horas trascurren una tras otra y finalizan sin ver resultados concretos, algo parecido a que el día se hubiese esfumado como el humo y lo único que quedase fuese la sensación de no haber logrado nada o muy poco. Leer más