Entradas

Recuperar el poder de decisión individual para llegar a nuestro destino

Siempre que hablamos de productividad personal, pensamos que las posibles técnicas que podamos aplicar sobre el tema deberían centrarse solamente en nuestro ámbito laboral, obviando de esta manera que existen otros campos y otras áreas donde, de igual forma, podremos aplicar nuestros conocimientos y experiencia sobre esta competencia de modo que nuestra vida sea más efectiva, más positiva y, a la postre, mejor.

Para ello deberemos recuperar el poder de decisión individual sobre nuestros actos, tanto profesionales como personales, a fin de llegar a un destino que previamente hayamos definido.

¿Por qué hay personas que parecen que están predestinadas a hacer grandes cosas, a vivir de manera plena, y que, además, son la envidia de la mayoría de los mortales? ¿Y por qué hay unos pocos que son capaces de vivir como leones y que son admirados por el resto de los mortales quienes, por el contrario, frecuentemente actúan y viven como ratones? Leer más

La importancia de los checklist para la productividad y para nuestra vida

Una lista de comprobación o de control, conocida popularmente por su nombre en inglés checklist, no es más que una herramienta de ayuda diseñada para reducir los posibles errores que pueden surgir, provocados por los potenciales límites de la memoria y de la atención en el ser humano. A través de tales herramientas se consigue asegurar la consistencia y exhaustividad en la realización de un trabajo o de alguna tarea que contenga una serie de componentes, por lo general, repetitivos.

Aunque la idea del cheklist no deja de ser sencilla, tiene su punto de genialidad. Surgió a mediados de los años 30 del pasado siglo, a resultas de la prueba de un nuevo modelo de bombardero por parte del ejército del aire de los Estados Unidos; prueba que acabó en tragedia al estrellarse el avión nada más despegar, muriendo en el accidente varios de los tripulantes. Leer más

¿Seguro que es tan urgente eso que me pides?

Urgente, urgente, urgente. Esta es una de las palabras más oídas por cantidad de profesionales cada día. A su vez, y por el efecto paralizante que tiene sobre el trabajo de cada uno, añade, además, una nefasta consecuencia sobre la productividad y efectividad de muchas personas, de demasiadas diría yo.

Por algo urgente, entendemos una circunstancia que ocasiona que determinada actividad o tarea, haya de ser atendida de una manera especial, con un trato distinto de lo que sería habitual en circunstancias normales. Además, conlleva otra característica que le aporta un plus adicional al calificativo de nefasta, y es la premura, la necesidad de llevarla a cabo en el menor tiempo posible.

Desgraciadamente, debido al ritmo con el que se desarrollan a día de hoy las cosas, es muy habitual que todo o casi todo sea considerado como urgente, si es que no es calificado como muy urgente o algo que se necesita para ayer. Leer más

Hay que ser valiente para empezar a usar GTD

Para empezar a hacer algo nuevo hay que ser valiente, ya sea empezar a usar el método GTD, empezar a cocinar, pero de manera saludable por necesidad, porque te hayan cambiado las circunstancias de tu vida, o para cambiar por ejemplo de trabajo, porque lo que haces no te gusta o te desagrada tu entorno.

Todo cambio importante necesita su dosis de arrojo y valentía, e implementar GTD, en la mayoría de las ocasiones, supone un cambio importante para la persona, para sus hábitos y para sus creencias.

El hombre valiente no es el que no siente miedo, sino aquél que conquista ese miedo”. Nelson Mandela Leer más

¿Logras mantener la concentración en tu trabajo, o tu mente vuela más que las moscas?

Lograr la concentración es alcanzar un estado mental absolutamente necesario para todo trabajador del conocimiento si quiere realizar bien, con calidad y en condiciones su trabajo. Todavía no me he encontrado ninguna persona, y ya llevo bastantes años dedicándome al mundo de la productividad personal, que no me haya afirmado de manera categórica y tajante que, para desarrollar, su trabajo no necesite en algún momento de su día  de una concentración plena en lo que está haciendo.

Todas estas personas que sienten y saben que necesitan concentrarse para su trabajo tienen un enemigo en común.  Son los continuos  estímulos que reciben del exterior y que no paran de llegar a lo largo del día, estemos donde estemos: en nuestro trabajo, en nuestra casa o disfrutando de nuestros aficiones, nos llegan. Leer más