Entradas

Algunos errores que puedes llegar a cometer cuando gestiones tus proyectos

Una parte muy importante del éxito de un proyecto radica en la correcta gestión de las tareas que habrás de llevar a cabo para completarlo. Es muy probable que te venga, ahora, a la mente alguno de esos proyectos, posiblemente uno muy ilusionante y que, tal vez, supuso en su momento un verdadero reto pero que, por avatares que surgieron en aquel momento, terminó en fracaso o no lograste alcanzar las expectativas deseadas y definidas en un principio.

Sin embargo, hay algo común en casi todos los proyectos: suelen requerir más tiempo de ejecución del que definiste o planificaste. Si es eso lo ocurrido, seguro que se habrán incumplido muchas fechas límite y, seguro también, habrá habido algunas o muchas tareas que haya costado hacerlas más de lo que en un principio habías pensado; puede, incluso, que haya algunas que ni tan siquiera se hayan realizado. Leer más

Unos consejos para controlar el estrés que te pueda ocasionar el trabajo

El estrés laboral o profesional es uno de los mayores enemigos de la productividad, del rendimiento, incluso de las buenas relaciones entre compañeros y colegas pero, sobre todo, es un gran enemigo de la salud. Para evitarlo, o tratar de que te afecte lo menos posible, deberías de conocer a tu enemigo y, al menos, identificar las principales razones por las que éste puede aparecer en tu vida.

El estrés que puedes sufrir en tu trabajo, que es el que en este blog nos interesa, es un tipo de estrés propio de las sociedades industrializadas y es un problema que se viene agravando, y extendiendo, año tras año. Leer más

Cinco ideas para que tu relación con el correo electrónico no reduzca tu productividad

El correo electrónico, así como las interrupciones y las reuniones improductivas, pueden llegar a convertirse en los grandes saboteadores de tu productividad. Por término medio, se puede afirmar que cualquier trabajador del conocimiento dedica, de media diaria, cerca de dos horas a recibir y enviar emails; sufre aproximadamente 60 interrupciones por cada jornada laboral y dedica alrededor de 30 horas al mes a asistir a reuniones improductivas. Basta con acumular toda la negatividad con que nos afectan estos factores para que, cualquiera que los sufra, empiece a tomar conciencia de cómo afectan a su productividad y a su rendimiento. Leer más

Cuidado con la planificación para gestionar tu tiempo. Hoy resulta muy difícil, si no imposible, de cumplir

Hay personas perseverantes que tratan de gestionar su tiempo y, para ello, se esfuerzan en planificar sus futuras tareas pensando, a mi entender erróneamente, que de este modo obtienen el control sobre lo que piensan y quieren hacer próximamente o, incluso, en un futuro relativamente cercano. Es decir, su intención es anticipar la decisión sobre lo que quieren hacer para tratar de fijar el cuándo.

Tradicionalmente, al planificar se realiza un ejercicio en que, tras pensar sobre algunos trabajos pendientes, algunas personas tratan de ajustarlos a base de situarlos dentro de un calendario o una agenda de manera aleatoria con horas, días, incluso semanas de antelación, y siempre pensando ingenuamente que, cuando llegue ese momento, trabajarán sobre ellos para completarlos. También se tiende a hacer mediante la idea de elegir uno, dos, tres, o cuatro trabajos, seguramente importantes, con un propósito parecido consistente en tratar de hacerlos al día siguiente. Los más optimistas incluso los fijan ya, para completarlos a primera hora de la mañana. Leer más

Los tres principales enemigos de tu productividad

La productividad es un concepto, más bien una competencia, que genera mucho interés en cualquier empresa. Nadie desea tener empleados con deficiencias en esta materia trabajando en sus instalaciones, del mismo modo que ningún empleado quiere tener problemas con su empleo por esta misma razón.

La capacidad de gestionar con efectividad el trabajo es una habilidad muy bien valorada en el mundo empresarial, puesto que conlleva un incremento en la productividad y la competitividad de las compañías. No obstante, resulta un ejercicio complejo, ya que es muy frecuente, incluso demasiado, que las organizaciones y las propias personas se vean arrastradas por la inercia de la actividad empresarial diaria y dejen de lado la atención a su Productividad. Leer más