Entradas

Aunque nos suponga un esfuerzo, focalizarnos permite aumentar nuestra efectividad

Ser capaz de focalizar totalmente la mente en una tarea, no es tan fácil como en principio podría parecer. Es una habilidad que caracteriza a las personas productivas, pues les permite dominar su concentración y, de esta manera, poner la atención en lo que realmente les interesa en un momento determinado.

Para tener éxito en los juegos del trabajo y en los negocios de la vida, hemos de tener una estrategia clara y definida para cada una de las cosas que queramos lograr o alcanzar. Pero solamente tenerlas no garantiza que se vayan a llegar a cumplir. Son muchas las empresas y/o las personas que fallan en el intento por no saber focalizarse ni lograr la concentración necesaria para finalizar trabajos relevantes.

Los grandes dirigentes y los líderes extraordinarios tienen en común una característica: que son capaces de separar y diferenciar lo importante, lo secundario y lo superfluo. Además, son conscientes del valor de la constancia en el trabajo valioso para la consecución de sus objetivos. También tienen la facultad de concentrarse y focalizarse en aquellas tareas y acciones que así lo requieren.

En la lucha entre el arroyo y la roca, siempre triunfa el arroyo… no porque sea más fuerte, sino porque persevera” Paulo Coelho

Leer más

La importancia de gestionar correctamente nuestra atención

Podemos decir que la atención es aquella cualidad perceptiva que actúa como filtro ante diferentes estímulos ambientales. Y, en productividad, tiene mucha importancia ya que, gracias a ella, podemos evaluar estos estímulos y dar prioridad a los que consideremos más relevantes.

Puedo caminar automáticamente, sin ser consciente de que lo estoy haciendo, mientras mantengo fija la atención en las palabras de mi acompañante, hasta que el frenazo de un coche me “obliga” a dirigirla hacia el sonido chirriante que acabo de oír. En ese momento, la figura del coche destacará sobre el resto de las imágenes y estímulos, y seré capaz de entregarle al frenazo una gran parte de mi energía mental. Y allí la mantendré hasta que decida sobre la relevancia que tiene, para mí, lo que acaba de captar mi atención. Leer más

¿Seguro que es tan urgente eso que me pides?

Urgente, urgente, urgente. Esta es una de las palabras más oídas por cantidad de profesionales cada día. A su vez, y por el efecto paralizante que tiene sobre el trabajo de cada uno, añade, además, una nefasta consecuencia sobre la productividad y efectividad de muchas personas, de demasiadas diría yo.

Por algo urgente, entendemos una circunstancia que ocasiona que determinada actividad o tarea, haya de ser atendida de una manera especial, con un trato distinto de lo que sería habitual en circunstancias normales. Además, conlleva otra característica que le aporta un plus adicional al calificativo de nefasta, y es la premura, la necesidad de llevarla a cabo en el menor tiempo posible.

Desgraciadamente, debido al ritmo con el que se desarrollan a día de hoy las cosas, es muy habitual que todo o casi todo sea considerado como urgente, si es que no es calificado como muy urgente o algo que se necesita para ayer. Leer más

La dilación irracional, una consecuencia de la confusión que nos provoca el trabajo de hoy en día

La dilación irracional, también llamada procrastinación, es una consecuencia del trabajo de hoy en día. Y afecta, de manera notable, a nuestra productividad y efectividad. La realidad cotidiana, para cualquiera de nosotros, es que tenemos demasiados compromisos que cumplir, y  esto nos lleva,  si no los gestionamos de manera efectiva, a caer en la dilación irracional.

Los mejores acompañantes para tener éxito en los negocios de la vida y en el juego del trabajo se llaman disciplina, constancia y claridad de pensamiento sobre lo que debo hacer. Por el contrario, uno de sus mayores enemigos, se llama dilación, y ésta es consecuencia de la confusión y de la poca claridad que acarrea el trabajo en la actualidad.

La idea básica de este concepto radica en que algunos acostumbran a dejar algunas cosas de manera irracional, para hacerlas próximamente bajo el falso pretexto de que no tenemos tiempo para completarlas ahora. Además, ponemos en marcha la ficticia creencia de que con toda seguridad las llevaremos a cabo más adelante, es más, seguramente en un futuro muy próximo. Leer más

La demencia del preocupado, un nuevo término para definir un problema conocido

Hace unos días, leyendo algunos artículos  me encontré con uno que me llamo la atención porque hablaba de “la demencia del preocupado”. Me sorprendió su título pero no su lectura, ya que identificaba, desde una terminología nueva -al menos para mí-,  algo que se viene dando desde hace ya unos cuantos años y que conocemos porque afecta muy seriamente al trabajo y al rendimiento de las personas y profesionales de hoy en día. Leer más