Entradas

Cinco ideas para que tu relación con el correo electrónico no reduzca tu productividad

El correo electrónico, así como las interrupciones y las reuniones improductivas, pueden llegar a convertirse en los grandes saboteadores de tu productividad. Por término medio, se puede afirmar que cualquier trabajador del conocimiento dedica, de media diaria, cerca de dos horas a recibir y enviar emails; sufre aproximadamente 60 interrupciones por cada jornada laboral y dedica alrededor de 30 horas al mes a asistir a reuniones improductivas. Basta con acumular toda la negatividad con que nos afectan estos factores para que, cualquiera que los sufra, empiece a tomar conciencia de cómo afectan a su productividad y a su rendimiento. Leer más

Cuidado con la planificación para gestionar tu tiempo. Hoy resulta muy difícil, si no imposible, de cumplir

Hay personas perseverantes que tratan de gestionar su tiempo y, para ello, se esfuerzan en planificar sus futuras tareas pensando, a mi entender erróneamente, que de este modo obtienen el control sobre lo que piensan y quieren hacer próximamente o, incluso, en un futuro relativamente cercano. Es decir, su intención es anticipar la decisión sobre lo que quieren hacer para tratar de fijar el cuándo.

Tradicionalmente, al planificar se realiza un ejercicio en que, tras pensar sobre algunos trabajos pendientes, algunas personas tratan de ajustarlos a base de situarlos dentro de un calendario o una agenda de manera aleatoria con horas, días, incluso semanas de antelación, y siempre pensando ingenuamente que, cuando llegue ese momento, trabajarán sobre ellos para completarlos. También se tiende a hacer mediante la idea de elegir uno, dos, tres, o cuatro trabajos, seguramente importantes, con un propósito parecido consistente en tratar de hacerlos al día siguiente. Los más optimistas incluso los fijan ya, para completarlos a primera hora de la mañana. Leer más

Los tres principales enemigos de tu productividad

La productividad es un concepto, más bien una competencia, que genera mucho interés en cualquier empresa. Nadie desea tener empleados con deficiencias en esta materia trabajando en sus instalaciones, del mismo modo que ningún empleado quiere tener problemas con su empleo por esta misma razón.

La capacidad de gestionar con efectividad el trabajo es una habilidad muy bien valorada en el mundo empresarial, puesto que conlleva un incremento en la productividad y la competitividad de las compañías. No obstante, resulta un ejercicio complejo, ya que es muy frecuente, incluso demasiado, que las organizaciones y las propias personas se vean arrastradas por la inercia de la actividad empresarial diaria y dejen de lado la atención a su Productividad. Leer más

Debemos aprender a decir “no” para calmar nuestra vida y mejorar nuestra productividad

Saber decir que no a los demás y, así, poder fijar tus propios límites no resulta fácil, aunque sea algo fundamental para tu vida y para mejorar tu productividad. Sí, ya sé que es muy probable que hacerlo te ocasione ansiedad, malestar e, incluso, cierta sensación de estar defraudando a los demás e incumpliendo sus expectativas, pero deberás aprender a hacerlo si quieres mejorar tu efectividad. Te aseguro que, aunque te cueste creerlo, tus relaciones personales mejorarán y, sin duda, te sentirás mejor interiormente. Leer más

No aceptes monos que son de otros en tu cabeza porque acabarán distorsionando tu productividad

Al referirme a monos no estoy mencionando la idea del síndrome de abstinencia que suele padecer una persona cuando deja de consumir sustancias a las que es adicta como, por ejemplo, el que se sufre cuando se está intentando dejar de fumar.

Me refiero, más bien, a esa sensación interna que percibes debido a una actitud absolutamente reactiva y complaciente hacia los demás y sus necesidades, sensación que te lleva a sentirte desbordado por las circunstancias que te rodean.

Esta complacencia te puede llevar a ir asumiendo compromisos y tareas que, objetivamente, no te corresponden, pero que aceptas sin haber reflexionado lo suficiente antes de cargar con ellos, uno tras otro. Leer más