Entradas

Pensar sobre tu trabajo es necesario, pero pensar demasiado puede llegar a ser perjudicial y afectar a tu productividad

Te ha tocado vivir en una época en la que pensar sobre tu trabajo es imprescindible para tu productividad. Sin embargo, vives en un mundo donde tienes acceso a internet, prácticamente, durante todas las horas del día y, probablemente, estés donde estés. Por tanto, tienes acceso directo a ese pozo sin fondo en que se ha convertido la información que está a tu disposición en internet.

Ante cualquier duda que tengas, ante cualquier decisión que debas tomar, puedes buscar información en la web, y desde la más simple de las búsquedas hasta la más compleja, convertirla en una respuesta, pues se te ofrecen millones de posibilidades transformadas en sitios donde bucear buscando resultados sobre cualquier tema imaginable. Leer más

Unas sencillas ideas para que visualices tus prioridades

Tener claras tus prioridades es fundamental para alcanzar lo que deseas, y te va a ayudar en tu productividad. Habrás de tenerlas presentes para poder elegir con efectividad y objetividad cuál va a ser la tarea que deberás llevar a cabo en cada momento. Date cuenta de que cada elección que hagas relacionada con tus prioridades, te va a permitir dar un paso más para ir acercándote cada vez más a éstas.

No creo que haya dudas, dada la naturaleza del trabajo de hoy en día, acerca de que cualquiera que quiera destacar como profesional o, simplemente, aspire a hacer bien su trabajo llevándolo a cabo sin estrés, deberá de ser poseedor, además de otras específicas de su puesto, de competencias en materia de productividad personal. Y dentro de tales competencias y como parte esencial de las mismas, deberá ser capaz de establecer claramente las líneas maestras que le habrán de servir de guía, es decir, sus prioridades. Leer más

Por qué no logramos una correcta gestión del tiempo para poder llevar a cabo nuestras prioridades

No sé si en tu caso estarás entre esos profesionales que se sienten incapaces de gestionar su tiempo productivamente. Y, tampoco sé si estarás entre los que achacáis esa circunstancia a que tenéis demasiados ingredientes en vuestro plato y a que, por más que hacéis, no sois a ser capaces de digerir todas y cada una de esas cosas que tenéis pendientes; lo que, por consiguiente, os obliga a dejar de ocuparos de las que son vuestras verdaderas prioridades porque no podéis con todo.

Esta sensación que describo es una realidad palpable entre lo que se conoce como un trabajador del conocimiento. Siempre que me encuentro ante un caso de éstos, y más temprano que tarde, terminan saliendo una serie de cuestiones que, en mi opinión, son muy importantes. Leer más

Por qué durante el trabajo nuestra cabeza nos lleva por el camino equivocado sin que seamos conscientes de ello

Según una estadística que recientemente he leído y que, según parece, ha tratado de medir la productividad de más de 350.000 personas por todo el mundo, los resultados que refleja indican que los trabajadores dedican el 60% de su jornada a tareas poco relevantes.

Qué mal, ¿no…?

En mi opinión, las cifras podrían ser peores. La experiencia me dice que los profesionales, al menos los que yo conozco a través de mis seminarios y tutorías, pasan el día haciendo malabares entre múltiples tareas, están abrumados y estresados por todo lo que intuyen que no controlan y se les queda pendiente, y son conscientes de que muchas cosas importantes se quedan sin hacer porque están demasiado enfrascados en quitarse de encima el mayor número de cosas pequeñas. Y, además, porque saben que, tal y como están hoy en día las cosas, no les queda mucha oportunidad para fijarse ni grandes ni pequeños objetivos; ni tan siquiera para desarrollar ideas que podrían ser brillantes. Leer más

La toma de decisiones te cansa, te quema y, por tanto, te afecta. Cómo lo puedes solucionar

La toma de decisiones fatiga tu mente y, evidentemente, ese cansancio afecta a tu productividad y también a tu vida. La materia gris de los humanos es capaz de muchas cosas, incluso algunas de ellas verdaderamente increíbles y maravillosas, pero sus habilidades y sus capacidades no son ilimitadas. Cuando el cerebro ejerce su función ejecutiva para tomar decisiones, algo que todos hacemos todos los días y de manera casi constante, usa un recurso que tiene una capacidad limitada.

Suponte que, tras un largo día de trabajo, estando ya en tu casa, tienes que decidir qué ropa ponerte mañana para una importante entrevista con un nuevo cliente. Sin embargo, tener que elegir entre todo lo que tienes en el armario te resulta insoportable, de modo que es muy probable que termines tomando una mala decisión o postergándola hasta el día siguiente. Pero, ¿qué te ocurre?, ¿qué es lo que te pasa?, ¿por qué una cosa tan sencilla se ha convertido en algo que rechazas? Leer más