Entradas

Decidir sobre tus correos electrónicos también te cansa. No los dejes para más tarde porque se te acumularán en la bandeja de entrada

A pesar de que hoy en día existen muchos servicios de mensajería instantánea, y de que algunos de ellos son verdaderamente muy populares, el correo electrónico sigue siendo el indiscutible medio de comunicación y de intercambio de ficheros en el ámbito empresarial.

Sí, este servicio, que empezó a popularizarse durante los años 90 del pasado siglo, ha ido creciendo y expandiéndose por todo el mundo de modo exponencial desde entonces y, según datos estimados, en el 2017, de media se enviaron 225.300 millones de correos al día. Para este año, se espera que la cifra de correos electrónico enviados llegue a alcanzar los 236.500 millones. Leer más

Reflexiones: ¿Le dedicas la atención que te gustaría a tus Tareas Clave o a tus Tareas más Importantes?

En las dos últimas publicaciones de este blog he intentado explicar los diferentes tipos de tareas a las que puedes dedicar tu atención a lo largo de tu día, bien sea durante tu trabajo o durante el resto de tu jornada. Te hablé en uno de esos artículos de las Tareas Clave y de las Tareas Repetitivas, y en el otro de las Tareas Menores y también de las Tareas Basura.

Una vez aclarada la diferente naturaleza que pueden tener las acciones que llevas a cabo a lo largo del día, me parece fundamental lanzarte al aire una serie de cuestiones con la única intención de que medites sobre a qué tipo de tareas dedicas especialmente tu atención aunque, si es posible, también para que saques alguna conclusión sobre ello y sus consecuencias.

Tal vez a más de uno de vosotros os incomode este interrogatorio, pero como creo que toda solución a un problema ha de incorporar, como paso previo, la identificación de las causas, las hago con la clara intención de que tú identifiques las tuyas. Leer más

Unos consejos para mejorar tu productividad y tu ambiente de trabajo

La insatisfacción laboral y el ambiente en el que se desarrolla tu trabajo están directamente relacionados con tu productividad. Es muy probable que si, por la razón que sea, no estás contento de tu trabajo, o si éste se desarrolla en un ambiente poco favorable, tu productividad y tus resultados se vean resentidos.

Esta insatisfacción puede ser, por ejemplo, como consecuencia de o bien el resultado de malas relaciones con jefes y compañeros, o de un ambiente de poco propenso, o de inconformidad por no tener una buena remuneración, o de no sentirte debidamente valorado o, incluso, por tener que llevar los problemas del trabajo a casa o de casa al trabajo.

Las empresas o las organizaciones, sin duda, tienen en todo esto gran parte de responsabilidad. Es de su competencia ser capaces de crear buenas prácticas, buen ambiente y poner en marcha políticas que promuevan la formación de un buen grupo laboral. Leer más

El e-mail también hay que saber usarlo, pero nadie nos ha enseñado a hacerlo correctamente

El correo electrónico, también conocido como e-mail​ o email,​ es un servicio extendido a nivel mundial, que permite a los usuarios enviar y recibir mensajes mediante redes de comunicación electrónica.

El término de correo electrónico proviene de la analogía con el, hoy prácticamente desbancado, correo postal; ambos nos sirven para enviar y recibir escritos y mensajes y, tanto en uno como en otro, se utilizan unos buzones intermedios, en el electrónico denominados servidores de correo. Por medio del correo electrónico se puede remitir no solamente texto, sino que, en la actualidad, se envían todo tipo de archivos digitales.

Desde el inicio de su expansión por todo el mundo, hacia mediados de los años 90 del siglo pasado, el e-mail ha ido transformando paulatinamente nuestro trabajo hasta pasar a ser, en la actualidad, una forma de comunicación imprescindible para la mayoría de los profesionales en cualquier lugar de este planeta. Pero su propagación ha crecido de tal forma que se ha introducido, y de manera relevante, también en nuestra vida privada. Leer más

Unos errores por los que tu día vuela, no consigues casi nada, y te hacen sentirte mal

Estamos obsesionados por gestionar adecuadamente nuestro tiempo. Nos pasamos el día pendientes del reloj, de cómo nos pasan las horas, y día tras día nos lamentamos de que el horario no nos cunde lo suficiente como para sentirnos orgullosos del trabajo realizado.

No nos damos cuenta de que nuestra vida depende en gran medida de nuestros hábitos. No somos conscientes de que éstos pueden llegar a ser, y de hecho lo son, verdaderos enemigos o amigos de nuestra productividad y de nuestra forma de vivir. Y muchos de estos hábitos, hoy en día tienen que ver con la tecnología, esas nuevas herramientas tremendamente sofisticadas que nos acompañan a todos lados durante prácticamente las 24 horas del día, y que también se han convertido en amigas o enemigas según el uso que hagamos de ellas. Leer más