Entradas

Controlemos nuestro presente para conseguir llegar al futuro que libremente hayamos elegido

El ser humano, por naturaleza, tiende siempre a buscar su independencia y libertad. No hay nada en la mente de cada uno como el deseo de ser únicos, de ser nosotros mismos, para perseguir nuestros sueños. Por eso, uno de los mayores placeres que sentimos en la vida viene como resultado de ser espontáneos y auténticos cada día mientras realizamos actividades que nos interesan.

Cuando sentimos lo contrario, cuando nos hallamos frustrados y nos parece ver que nuestra vida no avanza por el sendero que deseamos es cuando, día tras día, percibimos que nos conformamos y que fingimos una falsa satisfacción mientras hacemos cosas que no nos apasionan ni llenan nuestras expectativas lo más mínimo. Leer más

La suma de pequeños actos cotidianos te puede llevar muy lejos

La grandeza de la vida no está reservada a ninguna minoría de privilegiados y, que parece ser, que tienen la suerte de haber sido tocados por la Diosa Fortuna que les permite, gracias a sus cualidades, hacer grandes cosas y lograr alcanzar envidiables metas. Como explicaba en el anterior artículo, envidiamos a unos pocos que son capaces de vivir como leones y que son admirados por el resto de los mortales por sus actos, por lo que logran y, por el contrario, la mayoría siente su vida vacía rodeada de mediocridad y actúan y viven como ratones.

No tengo duda y así lo explicaba que todos podemos lograr grandes cosas, la dificultad está en planteárnoslo adecuadamente, proponérnoslo y por último en actuar. Sí, como manifestaba en dicho artículo, es imprescindible decidirnos a plantearnos objetivos y metas que queramos lograr, pero la parte fundamental recáe en la acción ya que sin ésta no hay posibilidad de alcanzar ningún objetivo. Leer más

Un estrés moderado y controlado puede ser beneficioso para tu productividad

Si atendemos a las estadísticas publicadas por numerosos centros de referencia en materia de estrés, se encuentra junto al tabaquismo, el alcohol y la vida sedentaria, entre los principales factores de riesgo para la salud, en esta era del trabajo V.U.C.A. que nos ha tocado vivir.

Según cuenta David Allen, autor del método GTD “Getting Things Done”, en sus obras publicadas, el estrés que sufre la mayoría de los trabajadores del conocimiento se debe a la mala gestión de los numerosos compromisos que estas personas aceptan. Cada vez que se dice que “sí” a algo que llega, se está adquiriendo un compromiso, y su acumulación, añadida a la falta de capacidad para controlarlos sin ayuda de una gestión externa a la mente, es una de las mayores fuentes del estrés que padecen las personas en la actualidad. Leer más

La importancia de los mini-descansos, bien realizados, para ser productivos en el trabajo.

Cuando, en nuestro país, una persona hace un descanso para ir a tomar un café o cualquier otro tentempié, en general, este hecho lleva asociada la idea de que es una pérdida de tiempo, de que es un lapsus en que se dejan de hacer cosas relacionadas con las obligaciones laborales y, por tanto, es improductivo por muy necesario que una persona sienta ese receso en el trabajo.

Además, la idea generalizada entre los trabajadores del conocimiento es que, como se tiene más trabajo del que razonablemente se puede hacer y en esos momentos no se está rindiendo, esa parada en el trabajo afecta negativamente a la productividad y al rendimiento de la persona. Leer más

Reuniones productivas. Tres aspectos primordiales a tomar en cuenta: participantes, duración y momento

Hace un par de semanas comentaba en este artículo, el por qué tienen tan mala fama las reuniones de trabajo. Hoy me voy a centrar en tres aspectos primordiales como son: la correcta elección de los participantes, el mejor momento para las reuniones, así como su duración. Estas condiciones previas son esenciales y, sin embargo, frecuentemente ignoradas a la hora de convocarlas por muchos responsables, lo que implica en demasiadas ocasiones que las reuniones de trabajo no den los resultados esperados y, terminen resultando lo más temido: improductivas.

El primer aspecto relevante, y muy importante para ser obviado, es la correcta elección de los participantes. No debería convocarse más que las personas necesarias. Salvo excepciones, los miembros seleccionados para acudir a la reunión dependerán esencialmente de los objetivos que se quieran obtener en ella. Por tanto, serán estos los que marquen quiénes deben asistir. Leer más