Entradas

Es fundamental para tu productividad aprender a delegar con eficacia parte de tus compromisos 2ª parte, cómo y para qué lo debes hacer

Como continuación del artículo anterior, en éste vamos a ver que pautas debes de tener en cuenta para llevarla a cabo y repasaremos, también, algunos de los beneficios que puedes obtener si se lleva a la práctica bien y con eficacia.

Para encomendar a otro la realización de algo es necesario darle autonomía, empoderarlo y transmitirle, además, la necesaria responsabilidad para llevarla a cabo. Paradójicamente, a pesar de que, al delegar, trasladas tu responsabilidad de realizar la tarea a otra persona, la tuya no desaparece, sino que la conservas en cuanto que debes asegurarte de que las funciones que has delegado se desempeñan correctamente. Leer más

Es fundamental para tu productividad aprender a delegar con eficacia parte de tus compromisos. 1ª parte, por qué no lo haces

Es muy habitual hoy en día escuchar quejas reiteradas sobre que hay falta de tiempo para hacer todo lo que se tiene pendiente. Curiosamente, también es muy frecuente que esas mismas personas que se quejan se resistan a delegar parte de los trabajos que tienen incompletos buscando una solución.

Para ir reduciendo todo lo pendiente de hacer, sólo existen tres posibilidades: la primera, muy evidente, hacer las cosas que se puedan. La segunda, no muy aconsejable aunque muy practicada, consiste en meter en “el saco del olvido” algunas cosas esperando que desaparezcan o se solucionen por sí mismas. La última, tal vez la que más cuesta practicar, consiste en delegar parte de esos trabajos en otras personas para que éstas las lleven a cabo. Leer más

Reflexiones: ¿Le dedicas la atención que te gustaría a tus Tareas Clave o a tus Tareas más Importantes?

En las dos últimas publicaciones de este blog he intentado explicar los diferentes tipos de tareas a las que puedes dedicar tu atención a lo largo de tu día, bien sea durante tu trabajo o durante el resto de tu jornada. Te hablé en uno de esos artículos de las Tareas Clave y de las Tareas Repetitivas, y en el otro de las Tareas Menores y también de las Tareas Basura.

Una vez aclarada la diferente naturaleza que pueden tener las acciones que llevas a cabo a lo largo del día, me parece fundamental lanzarte al aire una serie de cuestiones con la única intención de que medites sobre a qué tipo de tareas dedicas especialmente tu atención aunque, si es posible, también para que saques alguna conclusión sobre ello y sus consecuencias.

Tal vez a más de uno de vosotros os incomode este interrogatorio, pero como creo que toda solución a un problema ha de incorporar, como paso previo, la identificación de las causas, las hago con la clara intención de que tú identifiques las tuyas. Leer más

Por qué necesitamos de las visualizaciones para ser productivos y así lograr los resultados que deseamos

Es muy probable que no haya que dar demasiadas explicaciones para que te des cuenta de que muchas de las cosas que te ocurren, o te han ocurrido, fueron visualizadas en tu mente antes de que sucedieran. Piensa un poco en ello; incluso, piensa en las cosas que has logrado hoy mismo, y si lo haces detenidamente, te darás cuenta de que ciertos acontecimientos fueron precedidos de determinados pensamientos, y que estos no eran sino el resultado de lo visualizado sobre lo que perseguías y querías conseguir.

De hecho, tú o, mejor dicho, tu cerebro, además de otras funciones y cometidos, es una verdadera máquina de visualizar cosas que aún no han ocurrido, pero por las que, de una manera consciente o inconsciente, estás más o menos interesado. Leer más

Unos consejos para mejorar tu productividad y tu ambiente de trabajo

La insatisfacción laboral y el ambiente en el que se desarrolla tu trabajo están directamente relacionados con tu productividad. Es muy probable que si, por la razón que sea, no estás contento de tu trabajo, o si éste se desarrolla en un ambiente poco favorable, tu productividad y tus resultados se vean resentidos.

Esta insatisfacción puede ser, por ejemplo, como consecuencia de o bien el resultado de malas relaciones con jefes y compañeros, o de un ambiente de poco propenso, o de inconformidad por no tener una buena remuneración, o de no sentirte debidamente valorado o, incluso, por tener que llevar los problemas del trabajo a casa o de casa al trabajo.

Las empresas o las organizaciones, sin duda, tienen en todo esto gran parte de responsabilidad. Es de su competencia ser capaces de crear buenas prácticas, buen ambiente y poner en marcha políticas que promuevan la formación de un buen grupo laboral. Leer más