¿Cómo estableces prioridades a la hora de decidir que vas a hacer? GTD tiene una buena solución: la Perspectiva

Hoy en día vivimos bajo continua presión y estrés. Nuestro trabajo nos parece una verdadera locura. Diríase que no tenemos tiempo de hacer el trabajo de tanto trabajo como tenemos por hacer. Para complicar más nuestro día, a menudo no sabemos, o no estamos seguros de qué hacer a continuación, o no vemos claro por dónde empezar.

Cuando diariamente recibimos innumerables correos electrónicos, cuando nos interrumpen más de cincuenta veces al día, cuando nuestros planes cambian cada cuarto de hora, cuando dedicamos  horas  y horas al mes a reuniones en las que no logramos nada, tenemos que tomar conciencia de que hay algo que no funciona correctamente, de que debemos cambiar algunas cosas.

Sistemas para establecer prioridades, como la matriz de Eisenhower o métodos como ABC, hoy en día no sirven. Las cosas cambian tan rápido de cuadrante o de clasificación que nos volvemos locos  tratando de cumplir con todo. Lo que hace diez minutos era importante, deja de serlo porque otra cosa ha ocupado su lugar al ser más importante en este momento. Nos hemos acostumbrado a trabajar lo desesperadamente necesario, porque no le hemos dedicado nuestra atención cuando solamente era meramente necesario. Al final, estos sistemas no nos dan una verdadera perspectiva.

Una de las mejores maneras para cambiar estas situaciones, tan incómodas y complejas, es establecer nuestras prioridades. Y para establecerlas, aunque a más de uno le extrañe esta propuesta, debemos conocer cuál es nuestro trabajo.

Sí: aunque pensemos que esta cuestión es una obviedad, hemos de profundizar; así  veremos que la respuesta es más compleja de lo que en un momento parecía. Hay un proverbio asiático que dice:”cuanto más sudas en tiempo de paz, menos sangras en tiempo de guerra”. Por tanto, dediquemos un tiempo a definir nuestro trabajo para poder hacerlo mejor.

Para profundizar en el conocimiento de nuestro propio trabajo, podemos empezar respondiendo a una serie de cuestiones:

  1. ¿Cuáles son mis tareas actuales? Qué cosas concretas realizo a lo largo del día, en relación a mis compromisos y responsabilidades?
  2. ¿Cuáles son mis proyectos actuales? Qué quiero alcanzar a corto plazo y qué cosas requieren más de una acción para conseguirlo?
  3. ¿Cuáles son mis áreas de responsabilidad? Las tenemos en relación con nuestra profesión (formación de mi equipo, relación con clientes, desarrollo del personal, etc.), y personales (salud, familia, ocio, sociales, finanzas, desarrollo, etc.)
  4. ¿Qué resultados quiero obtener en mi vida profesional y personal en el próximo año? Serán los objetivos que nos hemos propuesto alcanzar en los próximos meses.
  5. ¿A dónde quiero llegar a largo plazo en mi profesión y en mi vida personal? Tendrás que responder a cómo quieres evolucionar a más largo plazo, por ejemplo en cinco años.
  6. ¿Qué quieres hacer con tu vida?, ¿por qué quieres que se te recuerde? Trata de darle sentido a tu existencia.

Una vez respondidas con profundidad y seriedad a estas seis preguntas, tendrás un inventario completo de tu trabajo. Conocerás tus compromisos, tus proyectos, las cosas que tienes abiertas y con las que tienes que hacer algo para completarlas.

Ahora sólo te falta apoyarte en todo esto. Aquí tendrás claramente definidas tus prioridades, así como los pasos que has de dar para lograr lo que te has propuesto.

¿Cuándo vas a empezar a pensar en las seis cuestiones que te planteo?, ¿cuándo vas a conocer en profundidad tu trabajo?

 

José Ignacio Azkue

 

 

5 comentarios
  1. Juan Toro
    Juan Toro Dice:

    Hola, buenas.
    Efectivamente, una de las mayores complejidades de un puesto laboral, para muchas empresas es conocer realmente para que está diseñado y cuales son sus funciones.
    En la manera que la empresa es de menor volumen de trabajadores, mayor es esta dificultad.
    Surge en estos casos, la connivencia entre el trabajador contratado y el dueño/director de la empresa.
    El trabajador debería, sino tiene un “libro blanco” de procedimientos, en el que estén definidas sus prioridades, y este las tenga claras, para poder efectuar bien su trabajo y por lo tanto ser más rentable y productivo.
    Si un trabajador logra ser más rentable y prodcutivo con menos stress, tendrá una gran satisfacción personal y laboral.
    En definitiva, teniendo claro el trabajo y su importancia, mejor y mas satisfechos estaremos.

    Responder
  2. Depro consultores
    Depro consultores Dice:

    Hola Juan.
    Tienes mucha razón. En general cuanto mas´pequeña es una empresa, mayor indefinición hay en los puestos de trabajo y muchas veces se solapan responsabilidades. Pero también ocurre en las grandes. Hoy en día, el verdadero problema reside en que nuestras responsabilidades aumentan y cada vez aumentaran más.
    Debemos identificarlas para poder definir nuestro trabajo y que esa definición nos de pie a poder fijar mejor nuestros objetivos-metas-proyectos.
    Son estos de los que sacaremos nuestras tareas que nos darán productividad.
    Muchas gracias por tu comentario. Un saludo

    Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […] Tal forma de actuar, de decidir en caliente, te ha llevado a asumir una cosa nueva por hacer sin examinar sus consecuencias. Si hubieras analizado de manera consciente, íntegra y profesional lo que te llegaba, es probable que tu decisión hubiese sido otra. […]

  2. […] Para profundizar en el conocimiento de nuestro propio trabajo, podemos empezar respondiendo a una serie de cuestiones: ¿Cuáles son mis tareas actuales? Qué cosas concretas realizo a lo largo del día, en relación a mis compromisos y responsabilidades? ¿Cuáles son mis proyectos actuales? Qué quiero alcanzar a corto plazo y qué cosas requieren más de una acción para conseguirlo? ¿Cuáles son mis áreas de responsabilidad? Las tenemos en relación con nuestra profesión (formación de mi equipo, relación con clientes, desarrollo del personal, etc.), y personales (salud, familia, ocio, sociales, finanzas, desarrollo, etc.) ¿Qué resultados quiero obtener en mi vida profesional y personal en el próximo año? Serán los objetivos que nos hemos propuesto alcanzar en los próximos meses. ¿A dónde quiero llegar a largo plazo en mi profesión y en mi vida personal? Tendrás que responder a cómo quieres evolucionar a más largo plazo, por ejemplo en cinco años. ¿Qué quieres hacer con tu vida?, ¿por qué quieres que se te recuerde? Trata de darle sentido a tu existencia. Una de las mejores maneras para cambiar estas situaciones, tan incómodas y complejas, es establecer nuestras prioridades. Y para establecerlas, aunque a más de uno le extrañe esta propuesta, debemos conocer cuál es nuestro trabajo.Sí: aunque pensemos que esta cuestión es una obviedad, hemos de profundizar; así veremos que la respuesta es más compleja de lo que en un momento parecía. Hay un proverbio asiático que dice:”cuanto más sudas en tiempo de paz, menos sangras en tiempo de guerra”. Por tanto, dediquemos un tiempo a definir nuestro trabajopara poder hacerlo mejor.  […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *