SIN MONOS EN NUESTRA CABEZA

[intro] No me refiero  a esa sensación de dependencia que se tiene cuando se está dejando de fumar. Me refiero a la sensación que tenemos cuando nos sentimos desbordados por las circunstancias, por nuestra actitud complaciente con los demás, cuando vamos asumiendo tareas que no nos corresponden.[/intro]

William Oncken, especialista en Productividad. Desarrollo una teoría que denomino “Teoría de los monos”. Según este autor los problemas son como monos que si no tenemos cuidado terminan metiéndose en nuestra cabeza.

Por un momento imaginar una jaula en un zoológico llena de esos simpáticos animales como son los monos. Andan saltando de un lugar a otro, corriendo sin parar, chillando constantemente. ¿Os imagináis que en vez de monos sean tareas y en vez de la jaula sea nuestra cabeza?

Os pongo unos ejemplos.

Luis llega por la mañana a su empresa todo ilusionado y con la mejor de sus intenciones para trabajar y según se va acercando a su despacho, se encuentra con María empleada suya que se encarga del departamento comercial y le dice: buenos días Luis, acaba de llamar el cliente M y me ha dicho que no le ha llegado todavía el pedido, está verdaderamente enfadado y no sé qué decirle ya. Luis le contesta no te preocupes ya me encargo yo de llamarle.

Sigue camino de su despacho y se encuentra con Pablo. Perdona Luis, Juan se ha puesto enfermo y no se a quién poner en su lugar, hoy se nos van a acumular los pedidos….. Ya me encargo yo de solucionarlo, responde Luis.

Se acabada de sentar en su despacho y entra Ángel del departamento de compras. ¿Tienes un minuto Luis? Estoy hecho un lío con estos productos, no sé como catalogarlos… y otra vez la misma respuesta por parte de Luis. Ya lo miro yo.

[quote] Luis se ha metido sin darse cuenta los monos de: María, Pablo y Ángel e inconscientemente se ve obligado a cuidarlos y a alimentarlos [/quote]

Y puedo seguir poniendo ejemplos, que creo que a más de uno le suenan de su día a día.

Luis se ha metido sin darse cuenta los monos de: María, Pablo y Ángel e inconscientemente se ve obligado a cuidarlos y a alimentarlos.

Cuando menos se lo espere y esté concentrando completando una tarea y puede que esta sea de las importantes, algunos de los monos que ya viven en su cabeza se pondrá a dar saltos, como los de verdad en sus jaulas, basta con que uno de un salto para que el resto le siga.

Consecuencia: no puede concentrase, termina el día agobiado con los monos saltando en su cabeza, mientras que María, Pablo y Ángel están tranquilos porque le han pasado sus monos.

¿Dónde está el problema?, ¿en las circunstancias o en la actitud de Luis?

Evidentemente en la actitud complaciente de Luis, que acepta tareas que no son de su incumbencia y que deberían estar delegadas en otros. Hay una diferencia importante entre ser amable con las personas y además ser un referente con el que pueden contar y otra muy diferente es terminar haciéndoles el trabajo y resolviéndoles las cosas.

Es probable que siga así hasta que no identifique el verdadero problema que le causa el apadrinar sin analizar los monos de otros.

 

José Ignacio Azkue

 

 

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] las urgencias y los imprevistos  con los que rellenamos el día,  ésos que nos hacen saltar, como monos enjaulados,  de tarea en tarea, dejándolas en muchas ocasiones sin terminar y haciéndonos caer en la manera […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *