¿POR QUÉ LA FOBIA A LOS LUNES?

El lunes, ese día maldito de la semana, ese día que pase lo que pase, tengan lo que tengan, ya por sí mismo es un drama y una mala noticia. Es un día que en muchos casos se empieza a sufrir desde la víspera de su llegada.

Sí, hay muchas personas que ya desde el domingo empiezan a sufrir al ver que sólo quedan unas pocas horas para reencontrarnos de nuevo con “el trabajo”. Eso nos hace sentirnos desgraciados por anticipado. Leer más

TENEMOS QUE ADELGAZAR DE COMPROMISOS Y DE COSAS POR HACER

El mundo se mueve rápido, todo nuestro entorno también y cada vez más rápido. Todo cambia velozmente. Estamos inmersos en un mundo de tentaciones, interrupciones y urgencias.

Demasiada tecnología, demasiada información, demasiadas cosas por comprender, en las que pensar, a las que reaccionar y al final, demasiadas cosas por hacer.

Tenemos que ir deprisa, por lo menos, tratamos de ir a la misma velocidad que nuestro entorno. Leer más

LA PROCRASTINACION. ESA ACTITUD QUE TANTO NOS MOLESTA Y DESMORALIZA

Hay tanta confusión acerca de la procrastinación que lo mejor es hacer una pequeña reflexión para aclarar unos conceptos.
Procrastinar no se trata meramente de dejar algo para más adelante, aunque proceder así es parte de este problema. Leer más

VUELTA DE VACACIONES. POR DIOS, TENGO EL CORREO A REBOSAR

Ya lo sé, pasa cada vez que me voy de vacaciones o falto una semana al trabajo. Mi bandeja de entrada muestra un número de 3 ó 4 cifras de correos pendientes de mirar y hacerlo me va a llevar más de un día.
Hay personas que se sienten infelices y con razón, de tener que dedicar unas cuantas horas, después de estar ausentes del trabajo, a la tediosa tarea de desatascar una carpeta de entrada desbordada. Leer más

TENGO TANTAS COSAS POR HACER QUE CASI NO PUEDO HACER NADA

Tengo tantas cosas que hacer que casi no puedo hacer nada. Es una frase que en un primer momento puede extrañar. Lo lógico nos hace pensar en lo contrario. Cuando tenemos muchas cosas por hacer, somos muy productivos.

A veces puede ser verdad. No obstante cuando tenemos demasiadas cosas por hacer, hay una extraña fuerza que nos paraliza, o nos obliga a movernos frenéticamente haciendo cosas, dando vueltas y vueltas sin conseguir hacer nada que realmente valga la pena. Leer más