Los profesionales incompetentes son poco productivos, ¿conoces alguno?

La incompetencia de los profesionales está directamente relacionada con su productividad y, tal vez, no sería descabellado señalar que es un fenómeno más abundante de lo que realmente sería aconsejable en cualquier empresa.  Es también evidente que provoca muchos descontentos, muchas envidias, muchas situaciones problemáticas y, sobre todo, abultadas pérdidas a las cuentas de resultados de las organizaciones; las personas incompetentes no son rentables.

Entonces, ¿por qué muchas de estas organizaciones permiten que estos individuos capeen a sus anchas y se les mantiene en sus puestos, a pesar de todo? Lo digo porque se conoce ampliamente que la incompetencia lleva hacia el camino de peores resultados y, más aún, se sabe que una adecuada productividad resulta imprescindible para todo buen desempeño y para alcanzar con efectividad los objetivos propuestos. Entonces, ¿por qué? Leer más

Hay que dejar de trabajar para ser productivos

¿A que te parece una contradicción? Sin embargo, es una realidad; si quieres que tu productividad sea la adecuada debes saber cuándo dejar de trabajar; que puedas descansar y recuperarte del desgaste sufrido por las actividades que desarrollas durante tu jornada, bien sea en tu empresa, en tu casa o en el lugar donde las desarrolles, es la finalidad.

De la misma forma en que la mayoría de tus hábitos en el trabajo tienen un impacto importante sobre tu productividad diaria, el descanso que te permitiría trabajar de manera efectiva ha de convertirse en otro hábito necesario e igual de importante que toda la atención y el esfuerzo que dedicas a terminar tus cosas. Leer más

Debemos aprender a decir “no” para calmar nuestra vida y mejorar nuestra productividad

Saber decir que no a los demás y, así, poder fijar tus propios límites no resulta fácil, aunque sea algo fundamental para tu vida y para mejorar tu productividad. Sí, ya sé que es muy probable que hacerlo te ocasione ansiedad, malestar e, incluso, cierta sensación de estar defraudando a los demás e incumpliendo sus expectativas, pero deberás aprender a hacerlo si quieres mejorar tu efectividad. Te aseguro que, aunque te cueste creerlo, tus relaciones personales mejorarán y, sin duda, te sentirás mejor interiormente. Leer más

No aceptes monos que son de otros en tu cabeza porque acabarán distorsionando tu productividad

Al referirme a monos no estoy mencionando la idea del síndrome de abstinencia que suele padecer una persona cuando deja de consumir sustancias a las que es adicta como, por ejemplo, el que se sufre cuando se está intentando dejar de fumar.

Me refiero, más bien, a esa sensación interna que percibes debido a una actitud absolutamente reactiva y complaciente hacia los demás y sus necesidades, sensación que te lleva a sentirte desbordado por las circunstancias que te rodean.

Esta complacencia te puede llevar a ir asumiendo compromisos y tareas que, objetivamente, no te corresponden, pero que aceptas sin haber reflexionado lo suficiente antes de cargar con ellos, uno tras otro. Leer más

Productividad analógica o digital ¿qué herramientas uso, lápiz y papel o tecnología?

Cuando una persona reconoce o decide que debe de mejorar su productividad y se da cuenta de que debe hacer cambios en el modo de gestionar su vida y su trabajo, enseguida identificará que necesita echar mano de determinadas herramientas que le permitan y le ayuden a hacerlo bien.

Para ser verdaderamente productivo, desde mi punto de vista tienes que lograr llevar a cabo las cosas que tienes que hacer, pero sobre todo, -y ojo con esto, que es muy importante-, realizarlas o completarlas cuando has de hacerlo. Dicho en otras palabras, y si me sigues en este blog me lo habrás leído en más de una ocasión, que has de hacer las cosas cuando son necesarias en vez de cuando ya son desesperadamente necesarias.

Haz tu trabajo con todo tu corazón y tendrás éxito, hay muy poca competencia” Richard Bach. Leer más